Imagen
Visítenos
nuestro trabajo
imagen
Sitio oficial
mas información
REGISTRO DE RESERVAS NATURALES DE LA SOCIEDAD CIVIL: ESTRATEGIA DE CONSERVACIÓN EN EL CAÑON SECO DEL RIO GARRAPATAS Y LA SERRANÍA DE LOS PARAGUAS, VALLE DEL CAUCA, COLOMBIA.
REGISTRO DE RESERVAS NATURALES DE LA SOCIEDAD CIVIL: ESTRATEGIA DE CONSERVACIÓN EN EL CAÑON SECO DEL RIO GARRAPATAS Y LA SERRANÍA DE LOS PARAGUAS, VALLE DEL CAUCA, COLOMBIA.

Nuestra web
Se muestra el proceso adelantado por el Convenio 192, CVC- Corporación Ecoambientes, para el registro de Reservas Naturales de la Sociedad Civil, en la ecorregión Serranía de los Paraguas, Cañón Seco del Río Garrapatas, como una estrategia de conservación.
imagen
Se puede apreciar parte del Cañón Seco del Río Garrapatas, Municipio de El Cairo, subcuenca Las Golondrinas. Zona montañosa de la Serranía de los Paraguas. Corredor de conservación Paraguas-Tatamá-Caramanta.
Equipo de trabajo:

Por la CVC:

Dra. Natalia Gómez
Coordinadora
Grupo de Biodiversidad

Dra. Mónica Hernández
Grupo de Biodiversidad

Por la Corporación Ecoambientes:

Gustavo Lozano
Ingeniero Forestal - Coordinador del Convenio

Carlos Arturo Saavedra Rodríguez
Biólogo con énfasis en Zoología – Candidato a Magíster

Paula Andrea Millán
Ingeniera Ambiental

Rafael Antonio Castaño Vélez
Investigador Arqueología Prehispánica Región Garrapatas

Walter Rodríguez
Técnico de Campo

Juan Alejandro Giraldo
Técnico de Campo

María Mercedes Campo
Interventora

TABLA DE CONTENIDO

1. INTRODUCCION
2. ANTECEDENTES
2.1. Marco legal
2.2. Marco Conceptual
2.3. Matriz de Análisis Situacional
3. MARCO METODOLÓGICO
4. EL PROCESO DE CARACTERIZACIÓN Y ZONIFICACIÓN DE LAS RESERVAS NATURALES DE LA SOCIEDAD CIVIL
4.1. Conceptualización
4. 2. Descripción de flora
4.2.1. Generalidades
4.2.2. Consideraciones técnicas
4.2.2.1. Superficie Forestal en la subcuenca Quebrada Las Golondrinas
4.2.2.2. Método de muestreo e Inventario Forestal
4.2.3. Composición florística
4.2.4. Composición florística de predios a registrar
4.3. Descripción de fauna (Inventarios de campo)
4.3.1. Aves
4.3.2. Mamíferos
4.3.3. Anfibios y reptiles
Otros:
-. Información de habitantes y cazadores
- Información bibliográfica y secundaria existente
- Estatus de conservación
- Análisis de datos
- Resultados sobre fauna
- Discusión sobre fauna
5. PROCESO DE GEORREFERENCIACIÓN Y GEOINTERPRETACIÓN PARA LA PLANIFICACIÓN PREDIAL
6. LÍNEAS DE ACCIÓN Y FICHAS DE PROYECTOS
7. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS


RESUMEN

El presente informe corresponde a los resultados de las actividades desarrolladas en el marco del Convenio 192 “Promoción y gestión el registro de las Reservas Naturales de la Sociedad Civil y conservación de ecosistemas de especial interés (RNSC) en La Serranía de Los Paraguas, Municipios del Cairo y Versalles” desarrollado entre la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca – CVC – y la Corporación Ecoambientes. Para su elaboración se realizaron talleres de fortalecimiento y sensibilización, se hizo análisis jurídico de propiedad, se realizaron zonificaciones y caracterizaciones, se identificaron impactos ambientales y lineamientos para planes de manejo y demás requisitos para el registro de RNSC ante el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial de acuerdo a lo estipulado en el decreto 1996 de 1999. Estos aspectos son enunciados en el documento de Parque Nacionales Naturales de Colombia denominado Registro de Reservas Naturales de la Sociedad Civil (2005). Toda la información consignada en este texto se obtuvo mediante métodos de acción participativa con propietarios de reservas.

Este trabajo esta orientado a la protección de áreas susceptibles a conservar y la construcción de cinturones de reservas en el Cañón Seco del Río Garrapatas, en los corregimientos de Bellavista (municipio de El Cairo) y el corregimiento del Balsal (municipio de Versalles). Geográficamente los predios están ubicados al interior de la subcuenca de la quebrada Golondrinas y sus afluentes; las microcuencas Guaimaral, Santa Teresa, El Embal (Municipio de Versalles), El Calvario y Cola de Gurre (Municipio de El Cairo). Este convenio es una iniciativa para lograr y garantizar la representación del Cañón Seco del Río Garrapatas en su parte media como Ecosistema Estratégico y zona de amortiguación de la Serranía de los Paraguas. Esta región presenta características ecosistemicas particulares que la hacen de singular importancia regional y nacional. Finalmente, mediante el registro de la Reserva Natural de la Sociedad Civil (RNSC) se contribuye a garantizar la conservación de la biodiversidad, de la oferta hídrica como bien y servicio ambiental, de la cultura y etnias asociadas a las subcuencas (presencia del Resguardo Indígena La Guajira del Corregimiento de Bella vista).

En general, se registraron dieciséis (16) Reservas Naturales de la Sociedad Civil del Cañón Seco del Río Garrapatas, pertenecientes a quince (15) propietarios y que corresponden a 443.5 hectáreas de los predios y que albergan 60.3 hectáreas de áreas a conservar (37.2% en El Cairo y 62.8% en Versalles, en áreas de bosques sin intervención, intervenido, secundario, protector de cursos de agua, restrojos, entre otros).
imagen
imagen
1. INTRODUCCION

Colombia presenta una variedad de factores que contribuyen a que albergue una alta diversidad biológica (ubicación geográfica, topografía, diferentes zonas de vida y procesos histórico-evolutivos). A una escala menor, el departamento del Valle del Cauca presenta una variedad de regiones fisiográficas claramente definidas: la llanura del Pacífico, la cordillera occidental, el valle geográfico del río Cauca y el flanco occidental de la cordillera Central. Estas regiones muestran diversidad de ecosistemas: páramo, bosque andino, bosques subandinos, bosque seco tropical, bosques subxerofíticos, selvas pluviales tropicales, selvas muy húmedas tropicales y selvas húmedas tropicales, determinados por la estructura vegetal, elevación y variables climáticas propias de cada uno (Bolívar et al. 2004).

La variedad de ecosistemas del Departamento permite el albergue de una gran riqueza de especies constituida por aproximadamente 500 peces, 163 anfibios, 135 reptiles, 818 aves y 210 mamíferos (Bolívar et al. 2004, Alberico et al. en preparación). Esta biodiversidad regional se presenta en comunidades distintas en las diferentes unidades geográficas, lo cual teóricamente establece la diversidad beta o recambio de especies como un componente importante de la diversidad regional.

A pesar de las transformaciones a que han sido sujetas las diferentes regiones del Departamento, la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) acatando las Políticas Nacional de Biodiversidad, ha venido desarrollando actividades para la conservación in situ sobre la biodiversidad, para su conocimiento y para la utilización sostenible de los recursos naturales. Dentro de las Políticas Nacionales de Biodiversidad, el Ministerio del Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial ha establecido la conformación del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP), constituido por el Sistema de Parques Nacionales Naturales (SPNN) y áreas naturales protegidas de carácter regional y local, que se enmarcan en los objetivos y directrices fijadas por el Ministerio (Chávez & Arango 1997). En áreas de jurisdicción de la Corporaciones Autónomas Regionales (CARs) se están conformando los sistemas de áreas de importancia para la conservación a nivel departamental, en los Sistemas Departamentales de Áreas Protegidas (SIDAP).

En áreas transformadas, dominadas por matrices agrícolas y plantaciones forestales donde persisten algunos fragmentos de bosque la protección de los fragmentos de bosque surge como una necesidad para la conservación de la biodiversidad. Este es el caso de la región andina donde se estima que se preserva menos del 30% del hábitat original como consecuencia de la deforestación y fragmentación (Kattan & Álvarez-López 1996, Cavelier 1997, Etter & van Wyngaarden 2000, Cavelier et al. 2001). Estas áreas constituyen reservas de diversidad biológica.
El concepto de reserva ha sido ampliamente debatido. Algunos perciben las reservas como áreas de vegetación prístina donde no existe intervención humana, y que todo lo demás en su entorno no hace parte de la reserva (Primack et al. 2001). A escala de paisaje, reconociendo que la mayoría presentan algún grado de intervención o transformación, la idea de reserva se amplia hasta el nivel de ecosistemas. En este sentido, tanto la protección de áreas de reservas ajenas a la intervención y de protección de ecosistemas son igualmente importantes para la conservación (Turner & Corle 1996). En el contexto de las áreas protegidas, el sector privado juega un papel muy importante (Suárez & Molano 2004)..
imagen
2. ANTECEDENTES

2.1. Marco legal
El presenta Convenio tiene un objetivo multipropósito como es el de cumplir con los aspectos normativos consignados en la Decreto 1996 de 1993, a través del cual se establece el registro de Reservas Naturales de la Sociedad Civil ante el Ministerio del Medio Ambiente Vivienda y Desarrollo Territorial. Así mismo se pretende establecer la normatividad relacionada con los diferentes elementos a evaluar, tal como:

1 Decreto 622 de 1977 - Reglamento del Sistema de Parques Nacionales Naturales.
2 Convenio de las Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica (Ley 165 de 1994).
3 Ley 99 del 22 de diciembre de 1993.
4 Código Nacional de los Recursos Naturales Renovables y de Protección del Medio Ambiente (Decreto 2811 de 1974).
5 Política de Participación social en la Conservación.
6 Ley 388 de 1997.
7 Política de Ordenamiento Ambiental del Territorio
8 Política Nacional de Biodiversidad.
9 Convenio de las Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica.
10 Ley 99 del 22 de diciembre de 1993.
11 Código Nacional de los Recursos Naturales Renovables y de Protección del Medio Ambiente.
12 Plan de Desarrollo del Gobierno Actual.
13 Política de Participación social en la Conservación.
14 Ley 388 de 1997.
15 Política de Ordenamiento Ambiental del Territorio

2.2. Marco Conceptual
Para realizar la caracterización ambiental, de los predios localizados en el cañón seco del Río Garrapatas, en el Corredor Biológico Andino Chocoano Serranía de los Paraguas- Tatamá, región de fundamental importancia ecológica y ambiental para el Valle del Cauca; se ha incorporado el concepto integrador de sistema ambiental, para dar una mirada relacional entre los subsistemas social, económico, político, cultural y natural, su trama, sus interacciones y complejidades. Este análisis tan importante ha sido consignado en diversos documentos referenciados en el punto 5 del marco metodológico (numeral siguiente).


Torres C. (1.996) define el sistema ambiental -ver cuadro No 1- como “El conjunto de relaciones e interacciones que se establecen entre el sistema natural y el sistema social y en el que la cultura juega un papel importante de mediación a diferentes niveles” Esta definición sistémica del ambiente, hace pensar en la complejidad que subyace en los estudios de caracterización ambiental que se adelantan en el marco del Convenio 192 CVC-Corporación Ecoambientes, para el registro de 50 hectáreas como Reservas Naturales de la Sociedad Civil. La visión multireferencial que se debe hacer, compete a la recopilación preliminar de fuentes primarias (investigación biofísica, económica, cultural) y de fuentes secundarias (revisión de literatura) antes de emitir un juicio razonable relacionado con el registro bajo esta figura de Ley, y conforme a los lineamientos del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

El significado y conceptualización de área protegida, en especial “Reserva Natural de la Sociedad Civil” exige trascender lo meramente natural, considerando los factores socioeconómicos y culturales como principios fundamentales de la sostenibilidad. Esta noción –de Reserva Natural de la Sociedad Civil- que se definió en el decreto 1996 de 1.999 como: “la parte o el todo del área de un inmueble que conserve un a muestra de un ecosistema natural y sea manejado bajo los principios de la sustentabilidad en el uso de los recursos naturales”, así permite evidenciarlo. Afortunadamente se ha recopilado una valiosa información a partir de fuentes primarias de investigación científica del entorno natural, y la investigación socioeconómica y cultural de las personas quienes habitan en los predios objetos de la caracterización ambiental a través de la metodología descrita al inicio de este documento.

Adicional a esto, se tienen datos y estudios efectuados por las diferentes instituciones gubernamentales y no gubernamentales, lo cual; de forma preliminar brindan información general sobre el estado de la subcuenca de la quebrada Golondrinas y sus afluentes; las microcuencas Guaimaral, Santa Teresa, El Embal (Municipio de Versalles), El Calvario y Cola de Gurre (Municipio de El Cairo), importantes afluentes del Río Garrapatas. Esta información que al ser complementada con la investigación del estado actual de los indicadores ambientales (ecológicos, socioeconómicos y culturales) de esta subcuenca en el Cañón seco del Río Garrapatas, nos brindaran un panorama aproximado de la dinámica ambiental en este importante sector, punto de partida para el registro de RNSC ante la autoridad competente y el ordenamiento territorial de la cuenca del Río Garrapatas.

EL SISTEMA AMBIENTAL: COMPONENTES.
imagen
CUADRO No 1. EL SISTEMA AMBIENTAL. Según la definición dada por Torres (1.996), se pueden establecer los componentes que integran el sistema ambiental. Componentes importantes referenciados en el presente estudio del área del Convenio 192.
imagen
En la foto, el Ing. Gustavo Lozano en concertación con propietarios de predios, para adelantar el proceso.
3. MARCO METODOLÓGICO

Para desarrollar las actividades estipuladas en el Convenio 192, se siguieron las siguientes fases:

Fase I: Identificación y acercamiento a los propietarios de las Reservas Naturales de la Sociedad Civil en las áreas establecidas en el presente convenio.

Fase II: Concertación, sensibilización y viabilización técnica y jurídica para la aplicación de las actividades a desarrollar dentro de cada reserva, para su promoción y registro ante la Unidad de Parques.

Fase III: Aplicación de instrumentos para la caracterización, delimitación y zonificación, levantamiento cartográfico, aplicación de cartografía social y digitalización de resultados, sistematización de la información.

Fase IV: Presentación de documentos y registro ante la Unidad de Parques Nacionales.

Fase V: Publicación documento científico sobre el proceso.

Estas fases corresponden a las propuestas en la guía para el registro de RNSC, acorde con el decreto 1996, y los lineamientos de la Unidad de Parques respecto a las áreas de Conservación, en el Instructivo para los Procedimientos de Apoyo al Registro de Reservas Naturales de la Sociedad Civil (Suárez 2004) en concertación con los propietarios de los predios con áreas de Reserva para conservar. De manera gráfica, este proceso se presenta en la Figura No. 1.
imagen
FIGURA. 1 Se muestran los pasos sugeridos por la Unidad de Parques, para el registro de Reservas Naturales de la Sociedad Civil. Tomado de “Propuesta Metodológica para la Caracterización Ambiental de Reservas Naturales de la Sociedad Civil en el marco del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP)”

imagen
La foto muestra el proceso de planificación predial, con base en la Catografía Social. Campesinos del sector de la Subcuenca Golondrinas, Municipios de El Cairo y Versalles.
4. EL PROCESO DE CARACTERIZACIÓN Y ZONIFICACIÓN DE LAS RESERVAS NATURALES DE LA SOCIEDAD CIVIL
4.1. Conceptualización
Acorde con la definición propuesta por en el Manual de caracterización de áreas silvestres, la caracterización es un proceso de reconocimiento, valoración y análisis de un áreas susceptible de conservación, en la cual se evalúan sus potencialidades, problemas y proyección. A la vez es un elemento fundamental para la toma de decisiones acerca de su manejo y planificación de áreas de reserva. Para el caso, las caracterizaciones se basan en características generales de las reservas: ubicación, ecosistema natural (tipo de vegetación y principales especies vegetales presentes), aspectos descriptivos de flora, aspectos descriptivos de fauna y servicios ambientales y sociales, en la cual existe participación activa por parte de la comunidad de propietarios. Estos aspectos fueron presentados en dos talleres de sensibilización y formación que se realizaron, uno el 22 de julio de 2006 en la Sonora, y otro el 23 d julio de 2006 en El Balsal.

Las muestras para caracterizaciones se efectuaron en los dieciséis (16) predios que presentan áreas para conservación y seleccionados para registro, que son representativos de los hábitat del Cañón Seco del Río Garrapatas. Los muestreos se realizaron entre el 16 y 27 de julio y entre el 2 y 6 de agosto de 2006.

4. 2. Descripción de flora
4.2.1. Generalidades. Las condiciones climáticas imperantes en el Cañón Seco del Río Garrapatas, con una biotemperatura media anual superior a 28º C, y un prosssmedio anual de lluvias entre 1500 mm perteneciente a la provincia de humedad semiárido, determinan la ocurrencia de una formación ecológica de tipo seco. Las formaciones secas se encuentran en varias regiones de Colombia; en la cordillera occidental del departamento del Valle del Cauca aparece en la parte alta del río Dagua en Loboguerrero y en la franja al norte de Cali, de la región. En las épocas de menor precipitación muchos de los árboles y arbustos de esta formación pierden su follaje y lo adquieren de nuevo al influjo de las aguas en épocas de mayor precipitación. Es notable la presencia de cactáceas, en sociedad con árboles y arbustos espinosos, grupos de piñuelas y quiches que, en ocasiones, crecen en abundancia sobre árboles y arbustos.

Las formaciones ecológicas de Bosque Seco y Muy Seco Tropical, típicas de los enclaves subxerofiticos y xerofíticos, presentan características como escasa precipitación, intensa radiación solar, baja humedad relativa, altas temperaturas y fuertes vientos (Salazar et al. 2002). Estas condiciones, exigen de las especies que las habitan toda una serie de adaptaciones morfológicas y fisiológicas. La vegetación típica comprende árboles pequeños y arbustos achaparrados de hojas persistentes, coriáceas y rígidas, plantas espinosas, plantas suculentas y pequeñas gramíneas que se secan en las épocas de menor precipitación.
Entre las adaptaciones de las plantas se nombren el bajo tamaño de los individuos como respuesta a la escasez de nutrientes y agua, y como respuesta a los fuertes vientos que con frecuencia inciden sobre estas regiones; ante este hecho muchas plantas han desarrollado paredes celulares lignificadas con el fin de darle consistencia a sus tejidos. El sistema radicular puede ser muy profundo o superficial pero muy ramificado y extendido en búsqueda de la poca cantidad de agua disponible.

Una de las características más visibles en las especies arbóreas es el perder el follaje en las épocas mas secas del año, recuperándolo en las épocas de mayor disponibilidad de agua y antes de la floración. Es bastante frecuente que las especies de ambientes extremos reduzcan el tamaño de sus hojas con el fin de disminuir la superficie de transpiración. Algunas especies y familias completas de plantas no tienen hojas sino espinas para ser más eficientes en el manejo de la transpiración y como mecanismo de defensa.

Una de las más importantes adaptaciones es a nivel fisiológico. La adaptación fisiológica más importante tiene que ver con la captación de CO2 atmosférico por las plantas para transformarlo en energía a través de la fotosíntesis. Las plantas tipo CAM (Crassulacean acid metabolism) comprende aquellos grupos capaces de tomar el carbono en la noche al igual que las plantas C4 y lo transforman en ácidos orgánicos que al día siguiente cuando los estomas están abiertos, son transformados a través de un mecanismo similar al de la plantas C3. La diferencia entre las plantas C3 y C C4 radica en que son capaces de seleccionar la vía de acumulación de carbono de acuerdo a las condiciones ambientales imperantes.

Entre los tipos de plantas mas representativos de los ambientes secos se encuentran:
• Las cactáceas: Los cactus constituyen el grupo de plantas mas representativo de las regiones secas del Neotrópico.
• Otras plantas espinosas: La mayor parte de las plantas de este grupo pertenecen a las leguminosas. Las mimosáceas como las Acacias (Acacia sp) son frecuentes en las zonas secas y muy secas, y su capacidad de adaptación les permite habitar en un gradiente bastante amplio de condiciones ambientales y edáficas. Son frecuentes además otras leguminosas no espinosas tales como el samán (Samanea saman), trupillo (Prosopis juliflora) y cámbulo (Erythrina sp.).
• Las rutáceas: como los tachuelos (Zanthoxylum sp.) y el uña de gato (Fagara pterota), son importantes dentro de la composición y estructura florística del Bosque seco; está representada por pocas especies con abundancia alta en ambientes perturbados y estados sucesionales intermedios.
• Otras plantas espinosas comunes en estos ambientes: son Solanum sp. (Solanaceae), Sageretia elegans (Rhamnaceae), Byttneria sp. (Sterculiaceae), Achatocarpus nigricans (Achatocarpaceae) y Maclura tinctoria o dinde (Moraceae).La presencia de espinas se da a veces en todas las estructuras, en otras solo en las hojas por transformación de pelos, o como en el caso del Dinde (que produce una de las maderas mas duras del bosque seco), las leguminosas y otras por transformación de las estípulas en aguijones rígidos y fuertes. Algunas plantas han desarrollado bordes de las láminas provistos de fuertes garfios, que se constituyen en estructuras de defensa contra los herbívoros en un ambiente agreste y de difícil supervivencia. Plantas como las puyas o cardones (Puya floccosa), Pitcairnia sp. y la piñuela (Bromelia plumieri – Bromeliaceae), y el fique (Furcraea sp. – Agavaceae) usan esta estrategia.
• Plantas suculentas y carnosas: Las suculentas acumulan agua en los días en que abunda y la guardan en sus tejidos para épocas difíciles. No solo los cactus utilizan esta estrategia, muchas plantas grandes y pequeñas la usan también. Entre las hierbas sobresalen las orquídeas con pseudobulbo, las peperomias (Piperaceae), capaces de vivir como epífitas o formando colonias densas en sitios sombreados. En sectores rocosos y protegidos de la luz directa se pueden encontrar las especies Echeverría sp. y E. kalanchoe sp. (Crassulaceae) mientras que creciendo en el interior de cañadas y pequeños bosques se encuentra la vainilla (Vainilla odorata), de cuyos frutos maduros se extrae la esencia que lleva su nombre. Otras plantas tienen bulbos o rizomas suculentos que les permiten permanecer en latencia en las épocas más difíciles, tales como las Liliaceas y las Amarilidaceas como Eucharis sp.
• Plantas arrosetadas: La forma de roseta influye en el manejo del agua, por lo cual plantas como las bromelias son muy eficientes usando esta estrategia. Las formas arrosetadas son comunes en ambientes extremos como el Páramo y el Bosque seco, y algunas especies como las bromelias han desarrollado un tipo de vida epifito para alcanzar las corrientes húmedas que transporta la niebla. En el Bosque Seco y Muy Seco, las bromelias, cardos y quiches (Bromeliáceas), son un grupo abundante y diverso, siendo además el grupo de epífitas más rico entre las que tienen esta característica. Otras plantas como los fiques y piñuelas (Bromelia sp.), tienen esta misma forma.
• Plantas con exudados o pelos urticantes: Los exudados y pelos urticantes son estrategias de defensa contra herbívoros; este tipo de defensa predomina en dos (2) familias principalmente, las Euforbiáceas y las Moráceas. En la familia Euphorbiacea se pueden encontrar plantas de pelos con efecto urticante al tacto, tales como las conocidas como pringamozas, pertenecientes a los géneros Cnidosculus sp, Jatropha sp, y Tragia sp. Otras especies de esta familia, especialmente las del género Euphorbia sp conocidas como lecheros o lechudos producen un exudado abundante de color blanco cuando son cortadas o dañadas. En general, las especies de higuerón (Ficus sp.) producen abundante exudado lechoso al ser cortadas; los chagualos de la familia Clusiaceae (Clusia sp.) también producen un exudado abundante y pegajoso.

En el Cañón Seco del Río Garrapatas se presenta un paisaje fragmentado dominado por relictos de bosque con diferentes grados de intervención y deterioro debido a la presión ejercida por la actividad humana (agricultura y ganadería). Muchas áreas de bosques se encuentran en proceso de recuperación, lo cual los hace áreas importantes como fuente de recursos, como áreas de forrajeo y/o refugio para la fauna asociada. Las especies de importancia económica que predominan en la región son el café, plátano, yuca, tomate de árbol, mora y lulo (estas dos últimas en la parte alta) y son sembradas por los habitantes de la región.

La vegetación no presenta una estratificación definida; los individuos tienden a conformar parches monoespecificos de baja densidad en las que dominan las especies de propagación por semillas. Se observan especies que, en estado reproductivo, tienen pocos frutos y poca floración debido a la escasez de lluvias. Se encuentran plantas vasculares, hierbas y epífitas que subsisten en éstos bosques.

El área donde se encuentran los predios a registro, comprende los 1.050 – 2.000m presenta dominio de suelos dedicados a la agricultura: cultivos de café con plátano, árboles frutales y maderables utilizados para el sombrio. También se encuentran pequeños cultivos de plátano (Musa sp.), fríjol (Phaseolus bulgaris), yuca (Manihot sp.), maíz (Zea maiz), naranja (Citrus sp.) , mandarina (Citrus sp.), pero principalmente cultivo extensivo de café de sombrio (Coffea arabiga). Esto se presenta a todo lo largo de la región; debido a esto los bosques están muy reducidos y sometidos a una constante presión humana.

En las cercas de las fincas es resaltante la diversidad de especies utilizadas como cercos vivos: manzanillo (Toxicodendrum striata ), guamo (Inga sp.), árboloco (Montanoa sp.), eucalipto (Eucalyptus camandulensis), guayabo (Psidium guajava), naranjo (Citrus sp.), veranera (Bougainvillea galabra), nogal (Cordia alliodora), mata ratón (Gliricidia sepium), entre otras.

Los manchones de vegetación arbórea que conforman las asociaciones relictuales localizadas a lo largo de los drenajes naturales muestreados, presentan en términos generales un dosel bajo (7 mts), con algunos árboles emergentes de buen porte como higuerones (Ficus sp.), los cuales son despensa para la avifauna en épocas de fructificación, e invadidos por bejucos trepadores.

La vegetación existente corresponde a bosques en regeneración con intervención de cultivos y ganadería. Debido a la entrada de ganado, a la presencia de varios caminos y a la intervención permanente, el sotobosque es ralo y seco, con abundante hojarasca y algunos troncos en descomposición sobre los que habitan varias especies de plantas pequeñas. Se observan colonias de cactáceas creciendo en el interior y en los bordes del bosque (Por ejemplo: Predio Peñas Blancas), especialmente en los sitios más alterados.
Entre la vegetación arbustiva, se destacan los cordoncillos (Piper sp.), frutillos (Solanum sp.), Pizamo (Trichostigma octandrum), vainillo (Sepna espectabillis), entre otros. En el estrato arbóreo son dominantes las especies guayabo de monte (Eugenia procera), tachuelo (Zanthoxylum gentryi), chagualos (Clusia sp.), lecheros (Euphorbia sp.), higuerón (Ficus sp.), aguacatillos (Ocotea veraguensis) ,yarumos (Cecropia sp.), entre otros. Esto ha sido relacionado en el cuadro No. 5

En los bosques relictuales de las cañadas se presentan altos niveles de epifitismo, el cual está representado por la presencia de bromelias o cardos de los géneros Tillandsia sp. y Catopsis sp., orquídeas (Schomburckia sp, Oncidium sp., Dimerandra sp.), helechos (Polypodium sp. y Niphidium sp), entre otras.

4.2.2. Consideraciones técnicas. La composición florística existente en la subcuenca de la quebrada Las Golondrinas y, para los diferentes predios seleccionados, se caracterizan por tener un alta riqueza de especies vegetales a consecuencia de la interrelación de los factores climáticos y características edáficas existentes en la región, como son los suelos superficiales con afloramientos rocosos y calcáreos. Aunque a esto se adiciona, la intervención antropica que ha sido responsable del cambio en abundancia y estructura del bosque natural. Es importante destacar algunas consideraciones generales sobre el bosque en general.

Para llegar a un adecuado y racional aprovechamiento de nuestros Recursos Naturales Renovables, y entre ellos el bosque como factor preponderante, lo primero que se debe realizar es un conocimiento cualitativo de los elementos que lo constituyen. Por medio del inventario forestal se puede determinar, encausar y utilizar sus productos en forma eficaz y ordenada para asociarlos a los sectores económicos y ambientales locales, regionales y nacionales.

Con base en lo anterior y teniendo presente la legislación ambiental actual existente, como la Ley 2ª de 1959, el Código de los Recursos Naturales y del Medio Ambiente, Decreto 2811/74 y la Ley 99/93, con sus Decretos reglamentarios, al igual que el Decreto No 1791 del 4 de Octubre de 1996, expedido por el Gobierno Nacional y el Ministerio Del Medio Ambiente y el Estatuto Forestal de la CVC se desarrollaron las siguientes puntos caracterización de la flora presente en el área de estudio y predios a registro.

4.2.2.1. Superficie Forestal en la subcuenca Quebrada Las Golondrinas. De los predios a estudiar en los Corregimientos de Bellavista (El Cairo) y El Balsal (Versalles), no hay bosques aprovechables, lo que significa que el 100% debería destinarse a la conservación o reserva, que se encuentran en bosque natural con diferentes grados de intervención. Al respecto, pero que los propietarios se comprometieron desde la aprobación del registro como RNSC no intervenir por las siguientes razones:
-Por que el propietario ya declaro la zona boscosa de su predio como área en conservación o de reserva.
-Por que al predio se le va a registrar como Reserva Natural de Sociedad Civil (Área Protegida).
-Por que se debe mantener las partes altas de la subcuenca hidrográfica de la Quebrada Golondrinas así como sus afluentes, cubierta de vegetación arbórea. De igual manera, para las zonas de nacimientos de agua al interior de los predios y que sirven de acueducto para una o varias familias, objeto del convenio.

4.2.2.2. Método de muestreo e Inventario Forestal. El análisis de la vegetación se dirigió a la identificación de la composición florística, teniendo en cuenta la dinámica del bosque para lograr un manejo a largo plazo. El diseño del inventario fue elaborado de acuerdo a la estratificación de las áreas de reserva con bosque y diferentes grados de intervención. Estos, en general, están ubicados sobre la parte alta del predio (pendiente > del 45%) o en las diferentes depresiones que sirven de recolectores de aguas lluvias y en algunos casos sobre la margen de la corriente de agua que aparece en la época de invierno.

Para realizar el inventario forestal se considero la sumatoria de las hectáreas de bosque existente en todos predios que relativamente es pequeña - de 1.0 a 10 ha - y que en promedio no es superior a las 5 hectáreas de áreas destinada para la conservación como reserva. El método de muestreo utilizado fue recorridos de observación en cada predio; así se cubrieron todos los parches boscosos con el fin de registrar las especies presentes y resaltar la presencia de especies de interés por ser maderables o estar incluidas dentro de alguna categoría de amenaza. Se estudiaron dieciséis (16) predios que hacen parte del Convenio 192.

En el recorrido se procedió al registro de árboles en pie con diámetros mayores a 10 cm, relacionando la presencia de epifitas, lianas y parasitas como parámetro somero para establecer grado de intervención. Para esta caracterización se tuvo en cuenta las sugerencias y recomendaciones de hechas por ADECOQUIN y Reserva las Mellizas (1999) sobre caracterizaciones y el Atlas de Recursos Naturales del Valle del Cauca (CVC 1994).

4.2.3. Composición florística. Las principales especies encontradas se relacionan en el Cuadro No. 5, con base en la división fisiográfica de la subcuenca Golondrinas: parte alta (Bosque de Niebla) y parte media y baja (Cañón Seco de la quebrada) hasta su desembocadura al rió Las Vueltas.
 
Descripción de fauna (Inventarios de campo)
Para determinar los componentes de la fauna, vertebrados terrestres (mamíferos, aves, anfibios y reptiles), existentes en los predios a registro se desarrollaron técnicas de muestreo para los diferentes grupos. Se efectuaron observaciones y algunas capturas en las zonas de conservación. En las zonas desprovistas de vegetación arbórea sólo se realizaron jornadas de observación para detectar especies que habitan áreas abiertas y cuyo registro se dificulta mediante otra técnica. Para los muestreos se implementaron métodos de registro de ejemplares vivos, para no tener que colectar especimenes.

-Aves. Para el estudio de las aves se efectuaron muestreos mediante observaciones por transectos. Las actividades se describen detalladamente a continuación:

Observaciones por transectos. Este tipo de muestreo se basó en registros visuales y auditivos, por lo cual se hicieron recorridos por los predios. Estas observaciones fueron tanto permanentes como al azar, pues el propósito fue detectar el mayor número de especies. Se utilizó una mezcla de métodos ya que no existe un protocolo que se adapte a todas las especies por igual.
-Mamíferos. Se efectuaron recorridos nocturnos, se buscó evidencia de presencia de especies y se recopilaron datos de habitantes por medio de entrevistas informales. También se efectuó la captura de mamíferos empleando las mismas redes de niebla (mist-nets).

Observaciones nocturnas. También se utilizó como método de muestreo de mamíferos los recorridos nocturnos de observación utilizando linternas de cabeza (headlamps), aprovechando la mayor actividad que muestran grupos de mamíferos de tamaño mediano en la noche como son chuchas o zarigüeyas (Marsupialia), pericos o perezosos (Xenarthra), perros de monte (Procyonidae), zorros (Canidae), tayras y comadrejas (Mustelidae) y guatines (Rodentia). Este método no se aplicó en todos los predios, ya que por situaciones ajenas a las del trabajo no era recomendable el desarrollo de la actividad.

Otro tipo de registros. Adicional observaciones nocturnas, se efectuaron otros registros basados en observaciones diurnas, rastros, huellas y registros aditivos. A pesar que la regla general del comportamiento de mamíferos es la actividad nocturna, algunos grupos muestran adaptaciones el día, este es el caso de micos (Primates), ungulados (Artiodactyla y Perissodactyla), algunos perros (Canidae) y reodores (Rodentia); en los predios, se efectuaron observaciones diurnas para detectar estas especies.

Algunos registros se efectuaron mediante la observación de rastros. Los rastros pueden ser huellas, zonas de alimentación o madrigueras en uso. Para la búsqueda se realizaron recorridos en todas las áreas, revisando el suelo en caminos y bordes pantanosos o arenosos a orillas de fuentes de agua. También se revisaron cavidades y excavaciones en suelo o en árboles que pudieran servir como refugios de mamíferos.

Redes de niebla. Este equipo es empleado para la captura de mamíferos voladores, murciélagos (Chiroptera). Las redes fueron colocadas a lo largo de caminos y transectos al interior de la vegetación existente (bosque, rastrojos, potreros, entre otros). Éstas fueron abiertas al atardecer (desde las 17:00 o 18:00h) y cerradas a las 22:00 horas, aprovechando en todos los casos el pico de actividad de los murciélagos inmediatamente antes o después del anochecer. Cada red fue revisada a intervalos de una a dos horas con el fin de extraer los ejemplares capturados y evitar su muerte por hipotermia; éstos fueron introducidos en bolsas de tela y transportados hasta un sitio base donde fueron identificados tentativamente, medirlos y seleccionados para liberar. A cada murciélago capturado se le tomaron los siguientes datos: especie, localidad y algunas medidas (antebrazo, sexo y estado reproductivo)(Ver Cuadro No. 3).

CUADRO No. 3
DATOS DE CAPTURA DE MURCIELAGOS EN EL CAÑON SECO DEL RIO GARRAPATAS
imagen
imagen
Anfibios y reptiles. El método para el estudio de la herpetofauna (anfibios y reptiles) se basó en recorridos nocturnos, principalmente entre las 19:00 y 22:00h, en áreas o sectores previamente elegidos por presentar bosque, fuentes o cauces de agua. En el día se revisó bajo de hojarasca y vegetación en busca de especies que se pueden encontrar ahí; Reptiles: lagartos (Geckonidae y Gymnophtalmidae) y anfibios: ranas (Dendrobatidae y Leptodactylidae). El método es al azar, utilizando el factor encuentro, detectando y registrando especies.

Información de habitantes y cazadores. Se obtuvo información complementaria a los muestreos directos mediante la entrevista a pobladores y cazadores residentes de la región. Para el reconocimiento e identificación de las especies, se utilizó como ayuda visual las ilustraciones de la guía de la aves de Colombia (Hilty & Brown 1986), la guía de campo de Mamíferos de bosques lluviosos del Neotropico (Emmons & Feer 1997) y la guía de campo de mamíferos terrestres y voladores de Colombia (Morales-Jiménez et al. 2004). En el caso de anfibios y reptiles, se trabajó con las descripciones detalladas hechas por los entrevistados.

Información bibliográfica y secundaria existente. La obtención de la información bibliográfica y secundaria existente permitió elaborar la lista de las especies que han sido registradas en campo, enmarcando y complementando los resultados obtenidos con los muestreos directos. Para obtener esta información se revisó las colecciones de referencia del museo de vertebrados terrestres de la Universidad del Valle. Asimismo, se revisó literatura científica, publicaciones y trabajos similares. Entre las revisiones, se menciona el listado de especies elaborado por la C.V.C. (Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca) para Argelia y las localidades cercanas de Ansermanuevo y El Cairo (CVC 1998), el estudio de Especies Críticas de la cuenca Administrativa de la cuenca Alto de Garrapatas (C.V.C. 1996) que incluye los municipios de Argelia, El Dovio, Versalles, El Cairo y parte alta de Bolívar, adicionando los reportes de aves realizados por Orejuela et al. (1982) para un bosque cercano a Argelia. Para la herpetofauna se tuvo en cuenta la fuente de base anteriormente señalada y los reportes de Kattan (1984) sobre las ranas del Valle del Cauca. También se revisaron algunos estudios de impacto ambiental efectuados como requisito para la ampliación de las vías (INESCO 1998a, 1998b).

Estatus de conservación. En campo se recopiló información relacionada con nombre científico, común, estatus de conservación y se establece como están compuestas las comunidades en las reservas. La clasificación taxonómica sigue los arreglos de Hilty & Brown (1986) para aves y Alberico et al. (2000) para mamíferos. Se adicionaron los nombre comunes, aunque algunas especies no los tienen; para algunos se adicionan por Hilty & Brown (1986) para aves y Rodríguez–Mahecha et al (1995) para mamíferos.

Se estableció el estatus de conservación, que refiere a la identificación de especies amenazadas, endémicas y utilizadas por el hombre, lo cual tiene relevancia en la conservación, tanto de áreas como de las especies. Estas especies pueden ser designadas como objetivos de conservación. Para ello se exploran dos aspectos:

• Distribución (DIST). Se refiere a la importancia de las especies en términos y criterios de conservación. Se emplearon diferentes fuentes de información sobre distribución y biología de las especies: mamíferos (Eisemberg 1989, Emmons & Feer 1997, Alberico et al. 2000) y aves (Hilty & Brown 1986). Se establecen cuatro categorías: endémico y casi endémico.

• Amenaza (AMEN). Se refiere a la importancia de las especies en términos de conservación. Para determinar este aspecto, se revisaron diferentes fuentes. A nivel global (UICN 2004, CITES 2005), a nivel nacional (mamíferos (Chaves & Arango 1998), aves (Renjifo 1998, Stiles 1998, Renjifo et al. 2002) y anfibios (Rueda-Almonacid et al. 2004)) y regional, información del Centro de Datos para la Conservación - CDC en CVC (2001) y Bolívar et al. (2004). Las categorías son:

• CITES: El listado de especies de la Convención sobre Comercio Internacional de Especies de Fauna y Flora Silvestres que establece tres apéndices sobre la normatividad de manejo:
Apéndice I (A1): Incluye especies que se encuentran dentro de alguna categoría de amenaza de extinción y que están afectadas por el comercio.
Apéndice II (A2): Todas las especies que, si bien en la actualidad no se encuentran necesariamente en peligro de extinción, podrían llegar a esa situación y aquellas otras especies no afectadas por el comercio, que deberán sujetarse a reglamentación.
Apéndice III (A3). Incluye algunas poblaciones localizadas de especies que no están amenazadas, pero que deberán sujetarse a reglamentación para su comercio
• UICN: Extinto (EX), extinto en estado silvestre (EW), en peligro critico (CR), en peligro (EN), vulnerable (VU), casi amenazado (NT), preocupación menor (LC), datos insuficientes (DD) y no evaluado (NE). Además de estas categorías, se designan otros criterios donde se tienen en cuenta el estado y tamaño de las poblaciones existentes. Las categorías se establecen a nivel nacional (libros rojos de Colombia).

• Centro de Datos para la Conservación: S1 = Especie muy amenazada; S2 = Especie amenazada; S3 = Especie rara o regularmente amenazada; S2S3 = Estado intermedio; S4 = Especie aparentemente estable con las condiciones actuales; S3S4 = Estado intermedio; S5 = Especie segura.

Con base a la información suministrada por los habitantes y a las observaciones se complementaron las listas de especies con información relativa a uso de las especies cacería, frecuencia de cacería, usos comerciales, ornamentales, como mascotas, usos culturales y creencias. De esta manera se establece una amenaza local.

Análisis de datos. La diversidad se evalúa en términos de riqueza, es decir, el número de especies en áreas de reserva, en predios y en la región. Teniendo en cuenta las diferentes alternativas que existen para evaluar la diversidad en una región, el interés se centró en la importancia de las diferentes características de los predios que conforman el paisaje en términos de la diversidad que alberga y de su aporte a la diversidad regional. Este aspecto, definido como recambio o diversidad beta tiene importancia teórica en ecología y tiene una estrecha relación con la conservación, siendo un aspecto empleado en la selección de áreas protegidas (Gering et al. 2003, Groves et al. 2003, Feisinger 2003, Kattan 2005, Kattan et al. 2006).

La diversidad se puede separar en componentes alfa, beta y gamma, que se relacionan matemáticamente. Whittaker (1975) definió la diversidad gamma como la diversidad total en un gradiente, la diversidad alfa como la diversidad en un punto de muestreo y el cambio en riqueza entre puntos de muestreo como diversidad beta. La diversidad beta, reemplazo o recambio de especies a través de gradientes ambientales, a diferencia de las diversidades alfa y gamma que pueden ser medidas fácilmente en función del número de especies, es de una dimensión diferente porque está basada en proporciones o diferencias. Estas proporciones pueden evaluarse con base en índices o coeficientes de similitud, de disimilitud o de distancia entre las muestras a partir de datos cualitativos (presencia-ausencia de especies) o cuantitativos (abundancia proporcional de cada especie medida como número de individuos, biomasa, densidad, cobertura, entre otros), o bien con índices de diversidad beta (Colwell & Coddington 1994, Moreno 2001, Villareal et al. 2004).

Los índices de similitud expresan el grado de semejanza en composición de especies y sus abundancias en dos muestras, por lo que son una medida inversa de la diversidad beta, que se refiere al cambio de especies entre dos muestras (Moreno 2001). A partir de un valor de similitud se puede calcular la disimilitud (d) entre las muestras: d = 1 - s. Estos índices pueden obtenerse con base en datos cualitativos o cuantitativos directamente o a través de métodos de ordenación o clasificación de las comunidades.

Los métodos cuantitativos expresan la semejanza entre dos muestras sólo considerando la composición de especies. Aunque son variados, los más usados son los índices o coeficientes de similitud de Jaccard, que relaciona el número de especies compartidas con el número total de especies exclusivas, y el de Sørensen (Czekanovski-Dice-Sørensen) que relaciona el número de especies compartidas con la media aritmética de las especies de ambos sitios. En ambos, el intervalo de valores va de 0 cuando no hay especies compartidas entre ambos sitios, hasta 1 cuando los dos sitios tienen la misma composición de especies (Strauss 2001).

Para establecer la similitud en composición de especies entre hábitats, se efectuó un análisis de conglomerado, empleando el coeficiente de similaridad de Sørensen (Czekanovski-Dice-Sørensen) con base a matrices de presencia-ausencia, usando el método grupo pareado como algoritmo de asignación de grupos. Los análisis se efectuaron para aves, ya que es el grupo mayormente representado. Los análisis se efectuaron con el programa PAST (Paleontological Statistic 1.21: Hammer et al. 2004).


Resultados sobre fauna. Para las aves del Cañón Seco del Río Garrapatas, en el Anexo 6 se presenta el listado de especies para cada predio a registro de RNSC y el tipo de registro. En total se tienen 117 especies pertenecientes a 15 órdenes y 32 familias. Este número corresponde a casi el 20% de las aves del Valle del Cauca (CDC-CVC 2001) y el 5% para Colombia (Hilty & Brown 1986). Dentro de este listado se incluyen varios registros con base a comunicación de habitantes sobre presencia de perdices (Colinus cristatus), carpinteros (Campephylus sp, Melanerpes formicivorus) y loras (Pionus menstruus) en la región. También pavas (Chamaepetes goudotii), tucanes o paletones (Aulachorhynchus prasinus, Ramphastos swansoni), trogones (Trogon sp.) y compás (Semnornis ramphastinus), que se mencionan hacia la parte alta.

En el Anexo 6 se presenta el listado de mamíferos registrados en la región y registrados para cada predio con base a comentarios y evidencias. En total se registraron 25 especies de mamíferos pertenecientes a 9 órdenes y 17 familias. Este número de especies es cerca del 15% de los mamíferos del Valle del Cauca (Alberico 1981, 1983, CVC 2001, Alberico et al. en preparación) y el 5% de Colombia (Alberico et al. 2000). Dentro del listado se adicionan registros por comunicación de habitantes de perezosos (Choloepus hoffmani), oso hormiguero (Tamandua tetradactyla), perro de monte (Basarycian gabbi), sianos (Tayassu tajacu), guatín (Dasyprocta punctata), guagua (Agouti paca), comadreja (Mustela frenata) y conejo (Sylvilagus brasiliensis).

Para aves, el Orden mayormente representado es Passeriformes, seguido por Apodiformes (Figura 2); de familias, el mayor número de especies son emberizidos (26), tiránidos (17) (Passeriformes) y troquílidos (15). Para mamíferos, el Orden mayormente representado, en término de número de especies registradas, es Carnívora, seguido por Chiroptera y Rodentia (Figura 3); de familias, el mayor número de especies son filostómidos (5) y cánidos (3). Los murciélagos (Orden Chiroptera) con cinco especies de la Familia Phyllostomidae exhiben el mayor número de especies, que corresponden a aproximadamente el 5% de las especies reportadas para el Valle del Cauca (Alberico 1981, 1983, Alberico et al. en preparación, CVC 2001) y el 3% de Colombia (Muñoz 1995, 2001, Alberico et al. 2000).

Consultadas las clasificaciones de amenaza para las aves, se encontró una especie nacionalmente casi amenazada, casi endémica y regionalmente amenazada: el compás (S. ramphastinus); otras dos especies son casi endémicas: Thamnophilus multistriatus y Tangara vitriolina. De las 127 especies listadas en categorías de amenaza regional, se registraron 11 en la región. Dos amenazadas (Ortalis motmot y Aulacorhynchus prasinus), tres especies entre raras regionalmente o regularmente amenazadas (p.e. Chamaepetes goudoti,), cuatro especies aparentemente estables con las condiciones actuales (p. e. Buteo magnisostris) y una especie segura regionalmente (Milvago chimachima)
imagen
Momotus momota
imagen
Forpus conspicillatus (macho)
imagen
Burremon brunneinucha
imagen
Figura 2. Dendrograma de similitud entre predios a registro como RNSC del Cañón Seco del Río Garrapatas, de acuerdo con la presencia – ausencia de aves, a partir del coeficiente de similaridad de Sørensen (Czekanovski-Dice-Sørensen) con grupo pareado como algoritmo de asignación de grupos (Past: Paleontological Statistic 1.21: Hammer et al. 2004).

La herpetofauna del área esta representada por cuatro especies de anuros (Amphibia: Anura) y once reptiles (Reptilia: Sauria y Serpentes) (Anexo 7). Los reportes se hicieron con base a comentarios de habitantes y propietaros, por tanto, es necesario confirmar la presencia de las especies implementando técnicas de capturas. De las especies registradas y posibles, ninguna una especie está incluida en listas de amenaza nacional. En categoría de amenaza regional, de las 79 especies de herpetos (49 anfibios y 30 reptiles) listados (CVC 2001), en del área de estudio una especie se considera amenazada (Anolis ventrimaculatus).

Acerca de las serpientes, los problemas de supervivencia se relacionan con las creencias culturales y religiosas tradicionales generalizadas en regiones suburbanas y que tienen que ver el exterminio de las serpientes por considerarlas malignas y peligrosas. En áreas con vegetación boscosa o pastizales altos, es frecuente encontrar especies venenosas (Botrops asper). Estas especies son reconocidas por los habitantes y son sacrificadas si son observadas. El sacrificio de serpientes, víboras o cazadoras, es un acto frecuente, en el que no se discrimina si es una especie venenosa o no. Esta actividad puede estar causando un impacto negativo sobre las poblaciones de serpientes.

Discusión sobre fauna. Dando una visión general al área del Cañón Seco del Río Garrapatas, es evidente el deterioro de los hábitats naturales propios de la región. Algunos relictos de vegetación de bosque, al igual que varios árboles aislados, se muestran como los elementos representativos de los hábitats originales. Desde el punto de vista de fauna de vertebrados terrestres asociada a los diferentes ambientes, esta fauna se caracteriza por presentar especies de amplia distribución, tolerantes a las alteraciones de origen antrópico, en ausencia de elementos endémicos. Este hecho no es solo característico del área de estudio, es también un aspecto generalizado en regiones donde las áreas de bosque han sido reducidas a pequeños relictos aislados de vegetación nativa.

La alta heterogeneidad espacial, que se traduce en alto recambio de especies o diversidad beta y que se observa entre predios, es un elemento a destacar en lo que corresponde a la albergue de la fauna de vertebrados terrestres. El recambio de especies es el componente de la diversidad menos comprendido y estudiado, aunque por su importancia teórica y su estrecha relación con la conservación actualmente existe un creciente interés en desarrollar estudios en el tema (Feinsinger 2003, Villereal et al. 2004, Kattan et al. 2006). Al haber una alta diversidad beta, el paisaje tiene una composición de especies que cambia rápidamente y el paisaje en total tiene más especies que cualquiera de los elementos que lo componen (Feinsinger 2003). La alta diversidad beta o recambio de especies se traduce entonces en una composición de especies disímil entre los elementos presentes; es decir, que la diversidad regional (gama) es superior a la diversidad local (alfa) o de cada sub-elemento, ya sean para los diferentes tipos de hábitats (potreros, rastrojos, bosque relictual y continuo) o Reservas.

En la Región, la tendencia que se presenta es que las diferentes transformaciones que ha sufrido el paisaje como producto de las actividades humanas y las áreas nativas permiten la alta diversidad beta. Esto sugiere que tanto especies generalístas como con requerimientos particulares de hábitat o alimento, están ocupando los elementos dentro del paisaje.

La creación de ambientes artificiales, que sirve de hábitats principalmente para aves, permite que se encuentren diferentes especies asociadas a estos ambientes para alimentación y/o reproducción. Las amplias extensiones de potreros y similares son explotadas por especies características de zonas abiertas. De esta manera, atrapamoscas y semilleros presentan los mayores números de especies. En áreas abiertas las gramíneas son abundantes, por lo que se encuentran aves granívoras como palomas, loritos y semilleros.

La reducción y fragmentación de áreas boscosas es una alteración que afecta particularmente a aves tropicales con especializaciones alimenticias, tamaño grande y/o con rangos de distribución geográfica o altitudinal restringidos, tanto en mamíferos como en aves (Kattan et al. 1994). Para aves, los grupos más afectados son los grandes frugívoros e insectívoros de sotobosque. Las especies que se encuentran en sus límites altitudinales de su distribución también se afecta; estas pueden ser susceptibles ya que los fenómenos de fragmentación interrumpen la continuidad de hábitats, en alturas superiores e inferiores de su distribución.

Muchas aves frugívoras requieren hábitats continuos para aprovechar la disponibilidad estacional de frutos que difiere entre regiones y elevaciones. Para algunas especies, adquirir el recurso incluye la realización de movimientos estacionales que cubran diferentes elevaciones y el empleo de rutas determinadas, razón por la cual la pérdida de áreas de bosque es crítica para su supervivencia.

Los hábitats fragmentados tienden a caracterizarse por la baja densidad de poblaciones, cortas distancias de dispersión, especialización de hábitats, dinámica estocástica de poblaciones, bajas tasas de crecimiento y alta vulnerabilidad de factores extrínsecos que puedan provocar diferentes tipos de respuestas en las poblaciones (Sauders et al. 1991). La fragmentación y los efectos de borde son negativos por el aumento de la temperatura y la disminución de la humedad del bosque continuo al borde; a su vez procesos cruciales como son la dispersión y la polinización de plantas que requieren de vertebrados podrían interrumpirse (Murcia 1995, 1996). Directamente en aves, aumenta el riesgo de predación de huevos y polluelos (Arango 1991).

Las áreas de producción agraria superan ampliamente a otros monocultivos y campos de explotación agropecuaria (Cárdenas 1998) y eliminando el efecto negativo de la formación de pastizales sobre las comunidades animales, principalmente de aves. Por todo lo anterior, la estructura de vegetal juega un papel importante en composición de especies, que puede brindar nuevos sustratos y áreas de forrajeo.

Existen evidencias de los graves daños que produce la ganadería convencional por las modificaciones que ejerce sobre el ambiente, provocando entre otros la pérdida de la biodiversidad (Naranjo 1992, Cárdenas 1998). Los sistemas silvopastoriles son una modalidad de agroforestería que combina pasturas para ganado con árboles y arbustos, estos sistemas proporcionan refugio y alimento para la fauna silvestre (Cárdenas et al. 2003, Fajardo & Neira 2004), surgiendo como una alternativa para la conservación de la diversidad.

Respecto a los herpetos (anfibios y reptiles), estos son organismos que dependen de las condiciones ambientales para desarrollar las actividades de vida. En el caso de los anfibios, esta dependencia los hace frágiles, por lo que muchas especies y poblaciones llagan a declinar como consecuencia de las alteraciones en los hábitats (Pechmann et al. 1991, Rueda-Almonacid et al. 2004). Los anfibios presentan variedad de modos reproductivos con la característica de dependencia por fuentes de agua y altos niveles de humedad, lo cual los hace muy vulnerables a la perturbación de los hábitats (Kattan 1987). Toleran poco la contaminación de aguas, el deterioro de ambientes y la fragmentación (Kattan et al. 1992, Rueda-Almonacid et al. 2004).
Con referencia al hábitat, los anfibios habitan los diferentes estratos de la vegetación. Sin embargo, en áreas alteradas solo se encuentran especies que habitan estanques y otras terrestres, siendo ausentes especies arbóreas. Así, los anfibios se reducen a pocas especies tolerantes a la perturbación y a la pérdida de bosque.
5. PROCESO DE GEORREFERENCIACIÓN Y GEOINTERPRETACIÓN PARA LA PLANIFICACIÓN PREDIAL
Delimitación y zonificación
El levantamiento georeferencial de los predios se realizó con un GPS (Geographic Position System) marca Trimble. Por medio del programa Terrasync 2.30 se procedió a realizar los recorridos de áreas de linderos del predio, bosque y cultivos; líneas para demarcar las diferentes quebradas, carreteras y puntos para infraestructuras (casas), nacimientos y demás detalles necesarios para realizar el plano actual del predio. La información del GPS fue procesada con el programa Active Sinc y después se procedió a exportar los datos al programa Pathfaider Office 2.9, en el cual, se realizan las depuraciones de las líneas y retoques finales para el plano. Cuando fue obtenida toda la información requerida en el plano, ésta fue exportada al programa de Sistemas de Información Geográfica (SIG) con Arcview 3.2 donde se le dio forma a la información y se obtuvo el mapa actual digitalizado de cada uno de los predios.

Los mapas para el plan de manejo se elaboraron con la participación y concertación del propietario en el desarrollo de la cartografía social de los talleres del 22 y 23 de julio de 2006. Con base a esta, se determinaron las áreas, sitios y acciones a implementar en los predios. Los planos elaborados sistematizaron empleando el programa Pathfaider Office 2.9 y posteriormente se exportó al programa Arview 3.2, quedando definitiva la cartografía digital de zonificación y plan de manejo.

En términos generales, se establecieron once (11) sistemas en los predios (Anexo 9). Los sistemas más representativos son los pastos dedicados a la ganadería con el 70.09% y el café con sombra con el 13.97% del área total. Las zonas de reserva corresponden a 60.33 hectáreas; es decir, el 13.60% de las áreas de los predios. Las zonas de reservan pequeñas (menores a 2 hectáreas) son once (11), de tamaño intermedio son dos (2) (entre 2 y 10 hectáreas) y son tres (3) las zonas de tamaño grande (mayores a 10 hectáreas).

En la cartografía digital resultante se establecen las áreas de los deferentes sistemas encontrados (Anexo 10). Respecto a los lineamientos de manejo (Ver siguiente numeral), se determinó las áreas de acuerdo a los lineamientos de manejo identificados y las fichas de proyecto para cada predio.

Lineamientos para planificación del manejo
El proceso de planificación en las áreas protegidas, denominado Plan de Manejo (PM), tiene como objetivo el cumplimiento de objetivos de conservación de las áreas mediante la implementación de estrategias participativas de manejo. En el contexto de RNSC a registrarse, el desarrollo del PM se presenta como una connotación de expectativas o “deseos” de los propietarios respecto al manejo de sus predios, considerando los intereses económicos, sociales, culturales y estéticos de ellos y los compromisos en torno a la conservación de las reservas y de la biodiversidad en la región.
La Unidad de Parques ha establecido una serie de pasos o pautas para la formulación de PM evidenciando la forma de asumir la gestión social para la planificación de las áreas protegidas y que comprenden cuatro pasos fundamentales: la preparación de los actores, el ejercicio de la construcción participativa, la protocolización y la implementación. Sin embargo, considerando los alcances del presente convenio, para el desarrollo del PM de las RNSC del Cañón Seco del Río Garrapatas se establece:
Preparación de propietarios para la planificación participativa. Este paso ha sido contemplado en varios puntos y actividades: definición de objetivos de conservación, conocimientos de experiencias (gira) y sensibilización y formación sobre planes de manejo (talleres).

Objetivos de conservación. Considerando que las reservas tienen objetivos de conservación ligados a la soberanía y seguridad alimentaria, la construcción de un tejido social y organización comunitaria, y/o la conservación de la biodiversidad, se definieron los objetivos de conservación de cada reserva en acuerdo con los propietarios. Esta actividad se efectuó con una entrevista informal en la cual se determinó con el propietario o persona de confianza los intereses en torno a la propiedad. En adición, la definición de objetivos de conservación se efectuó implementando la matriz ponderación elaborada para el SIDAP; esta matriz se basa en los objetivos generales y específicos y los criterios planteados a nivel nacional (Anexo11).

Conocimientos de experiencias. Las giras de intercambio de conocimientos son una herramienta educativa en la cual los participantes intercambian experiencias respecto las actividades que desarrollan. La gira de intercambio fue realizada el 18 de julio de 2006 hacia el predio Tesorito, Corregimiento de Fenicia, Municipio de Río Frío, Valle del Cauca; a esta gira asistieron casi 30 personas de la región del Cañón Seco del Río Garrapatas, de las veredas El Balsal, La Sonora, La Estrella y El Cedral (Anexo 12).
La Fundación FEDENA en Fenicia ha desempañado diferentes acciones de manejo de predios con miras a la conservación de la biodiversidad; entre las actividades se evidenciaron sistemas silvopastoriles, policultivos, cultivos orgánicos y cercos vivos. La visualización de estas actividades fue fundamental para desarrollar el deseo de implementar acciones de este tipo en la región.

Sensibilización sobre Planes de Manejo. Para el proceso de planificación, se programaron dos talleres: uno el 22 de julio de 2006 realizado en la Sonora, y otro el 23 d julio de 2006 realizado en la cabecera del corregimiento de El Balsal. El objetivo de estos talleres fue proporcionar lineamientos básicos sobre los criterios para la planificación de acciones en las RNSC. En los talleres se definió y se determinaron los componentes y la importancia de la planificación del manejo (Anexo 13).
Planificación participativa. Se desarrolla el ejercicio de planificación, a partir de la estructuración de los deseos de los propietarios. En esta etapa se hace una breve evaluación de los factores de deterioro ambiental y se desarrolla la cartografía social con cada propietario o persona de confianza. Con estas herramientas se definen los lineamientos y acciones de manejo (regional o por reserva), y se ubican sectores de las reservas donde se han de implementar las acciones y proyectos. La cartografía social resultante de los talleres (Anexo 14) y los datos que la acompañan son los componentes para el desarrollo de acciones y proyectos a futuro, lo cual esta plasmado en este documento. Las acciones y proyectos propuestos contribuyen a alcanzar los objetivos para cada predio y están acordes con las temáticas tratadas en las Políticas Nacionales.
Evaluación de factores de deterioro ambiental. Respecto a la situación actual del medio ambiente en la región del Cañón Seco del Río Garrapatas se efectúo el inventario de impactos preexistentes, se escogieron indicadores para evaluación de impactos y evaluación con matriz de presión-estado-respuesta.

A. Impactos preexistentes
Componente ecológico
1. Presencia de vías. La presencia de vías es un impacto preexistente muy importante, el cual afecta al medio natural, tanto por la afectación directa como por los efectos de la presencia de viviendas cercanas y las implicaciones que trae por las actividades que se desarrollan.
2. Alteración del paisaje. Si se acepta el concepto de paisaje como expresión espacial del medio las actividades antrópicas que tradicionalmente se han desarrollado han la región transformaron el paisaje natural de Cañón Seco del Río Garrapatas en predios con cultivos de semibosque, con cultivos densos, zonas de potrero y asentamientos.
3. Reducción de áreas boscosa. La actual situación, al estimular el desarrollo agrícola y ganadero, acentúo la reducción de áreas boscosas.
4. Alteración de ecosistemas y hábitats. Con los impactos antes mencionados, a causa de las transformaciones, aparecieron nuevos elementos disturbadotes del entorno natural. En algunas áreas, esta alteración no ha sido muy significativa debido a la particular forma de utilización de los recursos naturales y al hecho de que persisten áreas boscosas principalmente en riveras de cursos de agua, lo que no impide el movimiento de algunas especies tolerantes a estos cambios.
5. Creación de nuevos ecosistemas. Se he impulsado la aparición de nuevos ecosistemas; estos son de semibosque asociados a sistemas agrícolas, con menor cambio en la fisionomía y relaciones ecológicas en comparación con los cambios presentados por la potrerización. Con ello, han aparecido nuevos hábitats conformados por estados sucesionales tempranos en regeneración (rastrojos) y otros eminentemente artificiales (cultivos y potreros).Para la creación de potreros, se requiere de la destrucción de hábitats naturales.
6. Invasión de áreas de protección de cuencas. Las actividades antrópicas, en algunas áreas, han afectado las zonas boscosas protectoras de cuencas y microcuencas. La afectación establece la pérdida de cobertura vegetal protectora y cambio en la fisionomía de los bosques riparios.
7. Presión antrópica sobre ecosistemas naturales. La situación actual muestra presión sobre los ecosistemas naturales por las actividades económicas, la extracción de especies maderables, de fauna y la disminución de las áreas de bosque (pérdida de hábitat y fragmentación). En algunos sectores, la presión ha sido tal que no existen hábitats naturales.
8. Potrerización de áreas naturales. La actividad estimula la apertura la cobertura vegetal del bosque, característica acentuada en algunos predios y sectores de la región.
9. Conflictos en el uso de suelos. Los suelos en la región tienen una vocación forestal. Ciertos sectores presentan procesos de potrerización que no está acorde con esta vocación. Las zonas de semibosque (policultivos o en sombra) el conflicto no es tan marcado, ya que no hay afectación hídrica o a los suelos.
Componente flora
10. Reducción de poblaciones de especies vegetales. La ampliación de la frontera ganadera y la extracción selectiva de especies forestales ha causado la disminución de las poblaciones de especies maderables y aquellas empleadas para posteaduras, leña, entre otros usos.
11. Pérdida de especies vegetales. La reducción de las poblaciones ha llegado a ocasionar la ausencia de especies vegetales en sectores donde ha habido aprovechamiento o extracción selectiva.
12. Introducción de especies exóticas. Los cultivos de por si son ajenos a la diversidad nativa, por tanto constituyen elementos foráneos de la diversidad regional. En la región existen muchas especies que se han sido introducidas (muchas hacen parte de la cultura actual) para cultivo, medicina y ornamentales. La reforestación con especies no nativas es una práctica muy común.

Componente fauna
13. Pérdida de especies animales. En la región la fauna se encuentra bastante afectada por las actividades antrópicas, que han ocasionado la desaparición y transformación de los hábitats naturales. En este aspecto, la fauna nativa ha sido afectada. Muchas especies sensibles a alteraciones en los hábitats desaparecieron debido a la disminución efectiva de su base nutricional, además de la competencia planteada por la colonización por parte de especies generalistas (consumen variedad de ítems y utilizan variedad de hábitats), que aprovechan inicialmente los bordes boscosos (efecto de borde) creado por la apertura del bosque, alterados por la extracción maderera y demás actividades.
14. Reducción de poblaciones de fauna terrestre. En algunos casos las especies no se han extinguido, pero existe en poblaciones bajas; esto puede tener implicaciones severas en su existencia al desconocerse si se trata de poblaciones viables.

Componente hídrico
15. Reducción en la disponibilidad de agua. Este impacto es muy marcado en áreas de potrero donde existen o existieron nacimientos, y que no tienen o tuvieron cobertura vegetal protectora. En estas zonas hay lotes de pastoreo y descanso de animales (vacas y caballos), los cuales permanecen pisoteando la capa superficial del suelo, haciendo que los suelos se comporten como “esponjas”, afectando de esta manera la recuperación de las aguas. En adición, el efecto desecante a la exposición directa al sol incide sobre el suelo.
16. Reducción en el caudal de cuencas. Aunque la región hace parte del complejo cordillerano de la Serranía de Paraguas, la región es un enclave seco que depende en gran medida del las aguas provenientes de las zonas altas. La reducción que se presenta producto de las actividades mentadas hacia los flancos cordilleranos de quebradas afluentes del Río Garrapatas, afecta su caudal.
Componente socio-económico.
17. Deterioro en viviendas. Este impacto se establece como indicativo de calidad de vida. No todos los predios con reservas presentan viviendas, pero en algunos donde las hay, estas se encuentran en condiciones precarias para habitar.

Componente arqueológico
18. Daños a sitios y piezas de importancia histórica. La guaquearía es una práctica tradicional en la región, que se ha venido desarrollando desde varias generaciones precedentes a la nuestra. La región es de importancia arqueológica, muestra de ello son las piezas arqueológicas denominadas “volantes de husos” que es común encontrarlos en viviendas.
19. Deterioro de bienes privados. Para la guaquearía se excavan terrenos privados; en esta actividad produce efectos negativos sobre el suelo, además pueden ser peligrosas para ganado, población humana y perjudicial en la realización de actividades cotidianas en la propiedad.

B. Escogencia de indicadores
Componente ecológico
El paisaje es una entidad espacial concreta que posee propiedades que se pueden visualizar, como son la morfología de la superficie terrestre y composición de las coberturas vegetales. De los factores que caracterizan el paisaje, la cobertura vegetal y el uso del suelo están influenciados por acción u omisión humana; por lo que varían de acuerdo con las acciones que se realicen. Por lo tanto, estos elementos son útiles como indicadores del componente ecológico.

Los sistemas de producción basados en el uso de los recursos naturales en su conjunto son un buen indicador ambiental ya que se reflejan en el paisaje y permiten determinar la presencia o ausencia de elementos característicos de la región. Por ejemplo, el aumento en la explotación de bosque puede alterar la dinámica hídrica, el cambio de un sistema agrícola a potreros, entre otros.

Componente flora
Se identificó la riqueza florística como un primer indicador que permite estimar las alteraciones que se puedan producir o las acciones benéficas que se desarrollen. Como segundo indicador se identificó la presencia de especies rara, principalmente especies maderables, el cual permite establecer la intensidad de las alteraciones, determinar su valor cultural y biológico.

Componente fauna
Las aves han sido identificadas como indicadoras ambientales que permiten estimar el estado de conservación de un ambiente. Debido a la partición de recursos alimenticios que tienen las aves, estas

Componente hídrico
Como indicadores se identifican factores físico-químicos (PH, DBO, DBQ, Oxigeno disuelto, turbidez, temperatura, conductividad eléctrica) y macroinvertebrados como bioindicadores,

Componente socio-económico
La seguridad alimentaria, calidad de vivienda, del agua y del suelo y poca dependencia de externalidades como elementos indicadores de este componente.

Componente arqueológico
Estado de alteración de los contextos arqueológicos y desarrollo de investigación.
6. LINEAS DE ACCION PROPUESTAS
Líneas de acción y fichas de proyectos. El Cañón Seco del Río Garrapatas es un área de importancia debido a su singularidad ecosistemica, por lo que las RNSC contienen elementos que ameritan una serie de acciones de manejo que garanticen la conservación de la fauna, la flora y los ecosistemas con características únicas. La problemática ambiental se refiera principalmente a la presión antrópica sobre el ecosistema: reducción de áreas boscosas, el desarrollo de actividades agro-pecuarias no amigables con la conservación, la pérdida de la diversidad, la afectación sobre caudales y contaminación de microcuencas y el daño arqueológico.

El objetivo de establecer líneas de acción para el manejo es identificar la dirección de las acciones a desarrollar para asegurar la perpetuidad de la diversidad biológica y del uso sostenible de los recursos naturales. La responsabilidad de la ejecución de las acciones, estará sujeta al apoyo por parte de los entes gubernamentales y al compromiso de los propietarios de las RNSC.

Las líneas de acción que son propuestas para el desarrollo del PM de las RNSC del Cañón Seco del Río Garrapatas se establecen de acuerdo a los objetivos de conservación enmarcados y acorde con las temáticas de la Política Nacional de Biodiversidad. Las líneas de acción y fichas de proyectos son:

Línea 1. Recuperación y protección de áreas naturales
o Ficha 1. Recuperación de coberturas protectoras de microcuencas y áreas vulnerables.
o Ficha 2. Establecimiento de zonas amortiguadoras.
o Ficha 3. Conservación de fragmentos de bosque nativo existentes.
o Ficha 4. Educación Ambiental.

Línea 2. Desarrollo de sistemas productivos amigables.
o Ficha 5. Cercas vivas.
o Ficha 6. Sistemas agroforestales.
o Ficha 7. Sistemas silvo-pastoriles.

Línea 3. Protección y recuperación de fuentes hídricas.
o Ficha 8. Manejo y disposición final de residuos sólidos de tipo domestico.
o Ficha 9. Manejo y control de aguas residuales.
o Ficha 10. Monitoreo de la calidad del agua.


Línea 4. Seguridad alimentaria
o Ficha 11. Piscicultura.

Línea 5. Calidad de vida
o Ficha 12. Mejoramiento de viviendas.

Línea 6. Protección de elementos arqueológicos de importancia.
o Ficha 13. Recuperación de saberes.
o Ficha 14. Recuperación de vestigios arqueológicos.

Línea 6. Restauración
o Ficha 16. Restauración

Fichas de proyectos. Las fichas de proyectos se elaboraron para las RNSC (Anexo 15) y fueron establecidas para cada predio mediante cartografía digital (Anexo 16). Dado que los proyectos pueden ser implementados a la comunidad en general, los costos se presentan de manera general. A continuación se presentan las fichas de proyectos:

Ficha 1. Recuperación de coberturas protectoras de microcuencas.
Descripción. Se adelantarán sistemas acordes con la conservación tales como franjas de enriquecimiento, en zonas protectoras, establecimiento de bosque productores protectores apropiados para las condiciones edáficas y climáticas de la región. Estas zonas serán útiles como amortiguamiento de las áreas de reserva.
Recursos afectados. No se afectan recursos directamente, por el contrario hay beneficios ambientales.
Elementos. Agua / Suelo / Flora / Fauna / Comunidad / Paisaje / Economía.
Ubicación. El tratamiento paisajístico se aplicará en las RNSC, con especial énfasis en las áreas de nacimientos de aguas, áreas ribereñas de cursos de agua, zonas erosionadas, entre otras.
Impactos mitigar. Alteración del paisaje, reducción del área boscosa, alteración de ecosistemas, invasión de áreas de protección de cuencas, pérdida de biodiversidad y reducción en disponibilidad de agua y disminución de caudales.
Insumos. Mano de obra (jornales), elementos para siembra, árboles y plantas nativas.
Costos. Valor estimado de $800.000 por hectárea.

Ficha 2. Establecimiento de zonas amortiguadoras
Descripción. Establecer áreas para su recuperación o regeneración natural para minimizar el efecto de borde que incide sobre la diversidad y que muestra mayor relevancia sobre parches de tamaño pequeño. Adicionalmente, estas zonas servirán como laboratorio natural para el estudio de especies pioneras nativas con potencial en bienes y servicios ambientales.
Elementos. Suelo / Flora / Fauna / Comunidad / Paisaje / Investigación
Ubicación. Se aplicará en la RNSC en sectores que los propietarios deseen reservas como zona amortiguadora y ampliando la cobertura vegetal de la reserva en las áreas de nacimientos de aguas, áreas ribereñas de cursos de agua, zonas erosionadas, entre otras.
Impactos mitigar. Alteración del paisaje, reducción del área boscosa, alteración de ecosistemas, invasión de áreas de protección de cuencas, pérdida de biodiversidad y reducción en disponibilidad de agua y disminución de caudales.
Insumos. Mano de obra (jornales), posteadura o árboles para cercas vivas.
Costos. Valor estimado de $600.000.oo por hectárea.

Ficha 3. Conservación de fragmentos de bosque nativo existentes
Descripción. La protección de los fragmentos de bosque nativos establece la no tala, extracción de árboles maderables, la cacería y demás actividades en perjuicio de la diversidad. La conservación de los fragmentos establece el mantenimiento de estas con cercas o sin ellas.
Recursos afectados. No afecta ninguno, salvo los que se pretendían aprovechar de manera desmesurada.
Elementos. Agua / Suelo / Flora / Fauna / Comunidad / Paisaje / Investigación
Ubicación. Estos se aplicarán en la RNSC en las áreas de conservación destinadas por los propietarios.
Impactos mitigar. Efecto invernadero, anormalidad en captura de CO2, en la producción de oxigeno, en la regulación el ciclo hídrico, pérdida de banco de genes, pérdida de germoplasma, fragmentación y aislamiento, reducción del área boscosa, alteración de ecosistemas, invasión de áreas de protección de cuencas, pérdida de biodiversidad, reducción de áreas productiva y reducción en disponibilidad de agua y caudales.
Insumos. No se requieren insumos, pero si manejo.
Costos. Servicios ambientales pagados a propietarios de RNSC, estimados de $400.000 por hectárea / año.

Ficha 4. Educación Ambiental
Descripción. Considerando que la comunidad es el principal fiscalizador de las acciones que puedan afectar el medio ambiente y del papel que debe cumplir el gobierno, es necesario comunicar los elementos fundamentales de capacitación para el manejo de los recursos naturales, la biodiversidad y la implementación de tecnologías amigables con el medio ambiente. La capacitación consiste en un sistema de comunicación interactiva en la que se definan los conceptos fundamentales de efectos ambientales, control y legislación vigente, como también se informe sobre los aspectos referentes a las RNSC y la planificación ambiental.
Se estima que en cuatro localidades se dicten dos talleres por cada una, para un total de ocho talleres, donde se capaciten miembros representativos de la comunidad en los aspectos considerados mas adelante.
Al final del programa de capacitación los asistentes deben conocer y comprender sobre las encargadas de la vigilancia ambiental (Ministerio del Medio Ambiente, CVC, Alcaldía, inspección de policía), actividades y/o procedimientos que generan efectos ambientales negativos y normas vigentes sobre recursos naturales.
Recursos afectados. No se afecta ningún recurso, salvo recursos naturales que se pretendían aprovechar de manera desmesurada.
Elementos. Suelo / Flora / Fauna / Comunidad.
Ubicación. La ubicación donde se desarrollen los talleres no es relevante pues con la información se beneficia la comunidad de propietarios de RNSC, de futuras reservas y de toda la región. Las localidades pueden ser: Argelia, El Balsal, La Sonora y la comunidad EMBERA-CHAMI de la Guajira.
Impactos mitigar. Todos los relacionados con el área boscosa, alteración de ecosistemas, invasión de áreas de protección de cuencas, pérdida de biodiversidad y reducción en disponibilidad de agua y disminución de caudales).
Insumos. Los profesionales que dirijan los talleres pueden ser un profesional con experiencia ambiental y relación con comunidades, y un educador ambiental.
Costos. Los costos por taller se estiman en dos millones cincuenta mil pesos ($2’050.000), por taller, para un total de diez millones doscientos cincuenta mil pesos ($ 10.000.000)

Ficha 5. Cercas vivas
Descripción. La presencia de árboles o arbustos son útiles como elementos conectores, lo cual beneficia los movimientos de especies entre hábitats. Las actividades propuestas corresponden a la siembra de árboles y arbustos, que asegura la permanencia de los cercos y evita el corte de madera para ello. Además, estos sistemas son amigables para la conservación, brinda sitios de descanso y sombra al ganado; esto tiene resultados positivos en términos de producción.
Recursos afectados. No se afecta ningún recurso.
Elementos. Paisaje / Ecosistemas / Suelo / Flora / Fauna / Comunidad.
Ubicación. Estos se aplicarán en la RNSC en líneas de linderos, cercos divisorios entre zonas de los predios (áreas de potreros, agrícolas, de conservación) donde los propietarios decidan.
Impactos mitigar. Conflictos con el uso y cobertura del suelo, alteración de ecosistemas, pérdida de biodiversidad y reducción, falta de continuidad entre hábitats.
Insumos. Mano de obra (jornales), elementos para siembra, árboles y plantas nativas.
Costos. Valor estimado de $ 800.000 para una hectárea.

Ficha 6. Sistemas agroforestales
Descripción. La adición de árboles o arbustos a sistemas de cultivos permanentes (café, platano) o semi permanentes (frutales) permite la adición de nuevos componentes habitacionales, que permiten la presencia de una mayor diversidad de especies. Las actividades propuestas corresponden a la siembra de árboles y arbustos con multipropositos en los cultivos.
Recursos afectados. No se afecta ningún recurso.
Elementos. Paisaje / Ecosistemas / Suelo / Flora / Fauna / Comunidad.
Ubicación. Estos se aplicarán en la RNSC en las áreas agrícolas de las RNSC.
Impactos mitigar. Conflictos con el uso y cobertura del suelo, alteración de ecosistemas, pérdida de biodiversidad y reducción, falta de continuidad entre hábitats.
Insumos. Mano de obra (jornales), elementos para siembra, árboles y plantas nativas.
Costos. Valor estimado de $ 800.000 para una hectárea.

Ficha 7. Sistemas silvo-pastoriles.
Descripción. La implementación de estos sistemas se muestra como una acción amigable para la conservación a la vez que brinda sitios de descanso y sombra al ganado; esto tiene resultados positivos en términos de producción.
Recursos afectados. No se afecta ningún recurso.
Elementos. Paisaje / Ecosistemas / Suelo / Flora / Fauna / Comunidad.
Ubicación. Estos se aplicarán en la RNSC en las áreas de potreros destinadas por los propietarios.
Impactos a mitigar. Conflictos con el uso y cobertura del suelo, alteración de ecosistemas, pérdida de biodiversidad y reducción, falta de continuidad entre hábitats.
Insumos. Mano de obra (jornales), elementos para siembra, árboles y plantas nativas.
Costos. Valor estimado de $ 800.000 para una hectárea.

Ficha 8. Manejo y disposición final de residuos sólidos de tipo domestico
Descriptor. Diseñar un sistema de tratamiento y disposición de las basuras producto de las viviendas, a través de una tecnología simple y que no comprometa la calidad ambiental del entorno, como fosos de un metro cúbico, donde se viertan los desechos orgánicos sólidos los cuales se van tapando con el material extraído hasta alcanzar el nivel superior del suelo. Estos no deben quedar cerca de corrientes de agua. Se recomienda construir camas con material vegetal para la producción de bioabono cerca de las viviendas, en un terreno plano.
Elemento: Agua / Suelo / Flora / Hombre / Paisaje / Saneamiento / Calidad de vida
Impactos a mitigar. Contaminación de los suelos y las fuentes de agua, alteración del paisaje, proliferación de vectores en sitios de acumulación de basuras, alteración de patrones ecológicos de especies colonizadoras de sitios de acumulación de basuras (roedores, reptiles, insectos), afectación a la salud pública de las comunidades y disminución de la calidad ambiental del entorno.
Ubicación. Estas medidas deben aplicarse en los predios a registro donde la disposición no se adecuada y amerite la aplicación de tal tecnología.
Insumos. Mano de obra (jornales) y herramienta para cavar.
Costos. $ 600.000 / por año

Ficha 9. Manejo y control de aguas residuales
Descripción. Las aguas residuales generadas son los vertimientos de tipo doméstico originados en el uso de los servicios sanitarios. La evaluación de la calidad de aguas superficiales, es el procedimiento sistemático de muestreo para el análisis de indicadores ambientales de la calidad del agua superficial. En este aspecto, se adelantara el diseño de sistemas sépticos acordes con las características del suelo y el espacio disponible.
Elemento. Suelos / Agua / Fauna acuática / Flora acuática/ Calidad de agua.
Impactos a mitigar. Contaminación de las aguas superficiales y suelos, afectación de la flora y fauna acuática, afectación a la salud pública de las comunidades vecinas a las RNSC y disminución de la calidad ambiental del entorno.
Insumos. Los profesionales que diseñen y construyan los sistemas sépticos.
Costos. Valor estimado de $ 3.000.000 por predio de las RNSC.

Ficha 10. Monitoreo de la calidad de las aguas superficiales
Descripción. La evaluación de la calidad de aguas superficiales, es el procedimiento sistemático de toma de muestras para análisis de indicadores ambientales de la calidad del agua superficial. Con esta actividad se busca determinar cualquier cambio en las condiciones de las aguas superficiales, producidas por las actividades de ejecución del proyecto.
Elemento. Agua / Suelo / Biota / Comunidad / Procesos Productivos / Recreación / Paisaje.
Ubicación. Las aguas superficiales (nacimientos, microcuencas y quebradas).
Impactos a mitigar. Contaminación hídrica, alteración temporal en la morfología del curso de agua, afectación de los usuarios del recurso hídrico tanto para consumo doméstico como para riego de cultivos
Insumos. Los profesionales que hagan el análisis de la calidad físico-química de las aguas superficiales de las RNSC del Cañón Seco del Río Garrapatas.
Costos. Cada estudio tiene un costo aproximado de $500.000.oo.


Ficha 11. Piscicultura
Descripción. Consiste en el mejoramiento y adecuación de las estanques y similares destinadas esta labor. Con esto se pretende incentivar el consumo de proteína de alta calidad a bajo precio para la seguridad alimentaria de las familias de los propietarios de los RNSC. Se pretenda además cerrar ciclos energéticos a través de plantas forrajeras que sirvan de suplemento para la alimentación de los peces disminuyendo la dependencia de insumos agropecuarios externos.
Elemento. Agua / Suelo / Biota / Comunidad / Procesos Productivos / Recreación / Paisaje.
Ubicación. Predios de RNSC con intereses al respecto. Entre estos se menciona La Divisa (G).
Impactos a mitigar. Contaminación hídrica, alteración temporal en la morfología del curso de agua, control de erosión, efecto directo sobre especies afectadas por cacería y pesca.
Insumos. Los profesionales que hagan el análisis de la calidad físico-química de las aguas superficiales, alevinos, insumos para control del PH del agua, plásticos, mangueras, elementos prácticos para análisis de agua, jornales y herramientas.
Costos. Cada estanque tiene un costo aproximado de $2.000.000.oo.

Ficha 12. Mejoramiento de viviendas
Descripción. Se pretende hacer una evaluación del estado actual de las viviendas dentro de las RNSC para presentar propuesta a entidades competentes que puedan colaborar en el mejoramiento de las viviendas que se encuentren en mal estado, garantizando así una mejor calidad de vida.
Elemento. Suelo / Comunidad / Calidad de vida / Paisaje
Ubicación. Predios de RNSC que requieran de este apoyo.
Impactos a mitigar. Control de erosión, mal estado de vivienda y, por lo tanto, una mala calidad de vida, deficiencia en el cubrimiento de necesidades básicas.
Insumos. Constructores, maestros de obra, albañiles, materiales de construcción, transporte, jornales y herramientas.
Costos. De acuerdo a la evaluación, el costo puede oscilar entre 1, 2 o más subsidios mínimos de mejoramiento de vivienda, que se calcula $6.000.000.oo.

Ficha 13. Recuperación de saberes
Descripción. A través de esta propuesta se pretende formar en aspectos como la seguridad alimentaria con sistemas sostenibles de producción, gestión del riesgo, tejido y convivencia social.
Elemento. Agua / Suelo / Fauna / Flora / Comunidad / Calidad de vida / Recreación / Paisaje
Ubicación. Las actividades se han de desarrollar con los propietarios y personas que tengan relación con los predios de las RNSC.
Impactos a mitigar. Control de erosión, mala calidad de vida, deficiencia en el cubrimiento de necesidades básicas, educación, uso inapropiado de los recursos naturales, erosión del tejido social, pérdida de saberes.
Insumos. Profesional (trabajador social o afín), material educativo, equipo, alimentación, transporte.
Costos. Los costos por taller se estiman en dos millones cincuenta mil pesos ($2’050.000), por taller, para un total de diez millones doscientos cincuenta mil pesos ($ 10.000.000)

Ficha 14. Recuperación de vestigios arqueológicos.
Descripción. Se pretende realizar un estudio de campo con excavaciones y recuperación de vestigios que complemente las investigaciones realizadas en la región. Esto establece un valor agregado que permitirá una mayor valoración ambiental y cultural de la región, promoviendo el turismo natural y cultural en la región. Como producto, se pretende recuperar los vestigios y promover la creación de un museo regional que exhiba elementos culturales, ambientales e históricos relacionados con la Serranía de los Paraguas.
Elemento. Cultura / Suelo / Flora / Comunidad / Paisaje
Ubicación. Las actividades se deberán desarrollar principalmente en los predios de las RNSC.
Impactos a mitigar. Guaquería, pérdida del patrimonio cultural de la región y de la nación, erosión cultural, pérdida de valores, pérdida de saberes.
Insumos. Profesional (arqueólogo o afín), jornales de baquianos, equipos para excavación, alimentación, transporte y análisis de muestras.
Costos. Los costos se estiman treinta millones de pesos ($30’000.000).

Ficha 15. Restauración ecológica
Descripción. Realizar tratamientos de tipo bioingenieril con especies nativas para la recuperación de zonas degradadas. Se intervienen remosiones masales, carcavas, manejo de taludes, disipación de energía cinética en corrientes de agua, estabilización de pendientes, manejo de coberturas para la protección del suelo.
Elementos. Suelo / Flora / Fauna / Comunidad / Paisaje / Investigación
Ubicación. Se aplicará en las RNSC, principalmente en zonas erosionadas.
Impactos mitigar. Degradación de suelo (escorrentia, erosiones severas), perjuicio en las vías, disminución de áreas productivas de las RNSC, alteración del paisaje, reducción del área boscosa, alteración de ecosistemas, invasión de áreas de protección de cuencas, pérdida de biodiversidad y reducción en disponibilidad de agua y disminución de caudales.
Insumos. Profesional de apoyo, mano de obra (jornales), material vegetal, transporte, herramientas y equipos.
Costos. Valor estimado de $8.400.000.oo por hectárea.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ADECOQUIN – FUNDACION ECOLOGICA RESERVA LAS MELLIZAS 1999. Manual de caracterización de áreas silvestres. Armenia. 65 p.
ALBERICO, M. 1981. Lista preliminar de los murciélagos del Valle. Cespedesia 10:223-230.
ALBERICO, M. 1983. Lista anotada de los mamíferos del Valle. Cespedesia 12:57-72
ALBERICO, M., A. CADENA, J. HERNÁNDEZ-CAMACHO & Y. MUÑOZ-SABA 2000. Mamíferos (Synapsia: Theria) de Colombia. Biota Colombiana 1: 43-75.
ALBERICO, M., M. REYES-G. & V. ROJAS-D. (en preparación). Mamíferos del Departamento del Valle del Cauca.
ARANGO CANO, L. 1924. Recuerdos de la Guaquería en el Quindío. Ed. Luis Tamayo y Cía. Bogotá.
AYALA, L. & P. GAMBOA. 1983. Los Artífices de la Sierra y el Mar. En: Historia del Arte Colombiano. 387-440. Salvat (edit). Bogotá.
ARANGO, N. 1991. La predación de nido y su relación con la fragmentación de hábitat en un bosque nublado tropical. Tesis, Universidad del Valle, Cali, Colombia
BARNEY –CABRERA, E. 1983. Los Quimbayas, ceramistas y orfebres. En: Historia del Arte Colombiano. 321-360. Salvat (Edit). Bogotá.
BRAY, W. 1989. Cerámica Buga: reevaluación. Boletín No. 30. Museo del Oro. Mayo-agosto. P. 102-119. Santafé de Bogotá.
BRAY, W. 1991. El Período Yotoco. En CALIMA: Diez mil años de historia en el Sur occidente de Colombia. Fundación Procalima. P75-124. Ed. Printer Colombiana Ltda. Bogotá.
BRAY, W & M. MOSELEY 1976. Una secuencia arqueológica en las vecindades de Buga, Colombia. Cespedesia 5 (17-18): 55-78.
BRUHNS, K O. 1976. “Ancient Pottery of the middle Cauca Valley, Colombia” Cespedesia 5 (17-18):101- 196..
BRAY, W. & O. OSORIO. 1990. Arte de la Tierra: Quimbayas. Fondo de Promoción de la Cultura Banco Popular. Ed. Presencia. Bogotá.
BOLIVAR, W., ECHEVERRI J., REYES M., GÓMEZ N., SALAZAR M. I., MUÑOS L. A., VELASCO E., CASTILLO L. S., QUICENO M. P., GARCIA R., PFAIFFER A. M., GIRALDO A. & RUÍZ S. L. 2004. Plan de acción en biodiversidad del Valle del Cauca: Propuesta técnica. Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca e Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humbolt, Bogotá. 166 p.
BONACORSO, F. J. 1978. Foraging and reproductive ecology in a Panamian bat community. Bulletin of the Florida State Museum, Biological Science 24:3510-408.
CARDENAS, G. 1998. Comparación de la composición y estructura de la avifauna en diferentes sistemas de producción. Tesis de grado, Cali: Universidad del Valle. 68 pp.
CÁRDENAS G., C. A. HARVEY, M. IBRAHIM & B FINEGAN 2003. Diversidad y riqueza de aves en diferentes hábitats en un paisaje fragmentado en Cañas, Costa Rica. Agroforestería en las Américas 10:39 - 40.
CARDALE DE SCHRIMPFF, M., W. BRAY, T. GÄHWILER-WALDER & L. HERRERA. 1992. CALIMA: Diez mil años de historia en el Sur occidente de Colombia. Fundación Procalima. Ed. Printer Colombiana Ltda. Bogotá.
CASTAÑO, R. 2001. Argelia: Rastros de un Nuevo Paraíso Arqueológico en el Valle del Cauca. En Cespedesia. Nos. 75-76-77-78. Vol 24. Inciva. Cali.
CASTELLANOS, J de. 1944. Elegías de Varones ilustres de las Indias. Biblioteca de autores Españoles. Madrid.
CIEZA DE LEÓN, P. /1553/1.985/. Crónica del Perú. Capítulos XXIV- XXXII. En Cespedesia No. 51-52, Vol. XIV. Inciva. Cali.
CHÁVEZ S., M. E & N. ARANGO (eds.). 1998. Informe nacional sobre el estado de la Diversidad 110107 – Colombia. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander vön Humbold, PNUMA, Ministerio del Medio Ambiente, Bogotá. Colombia. 3 Volúmenes.
CLAVIJO, A. 2002. Reconocimientos arqueológicos en los Municipios de Bolívar, Sevilla, Caicedonia, Ulloa, Alcalá, Obando, Argelia, La Victoria (Valle del Cauca). Sin Publicar. INCIVA. Santiago de Cali.
CONVENCIÓN SOBRE EL COMERCIO INTERNACIONAL DE ESPECIES AMENAZADAS DE FAUNA Y FLORA SILVESTRES 2005. Apéndices I, II y III, en vigor a partir del 17 de febrero de 2005. http://www.cites.org/esp/app/index.shtml. Consultada el 30 de Julio de 2005.
CENTRO DE DATOS PARA LA CONSERVACIÓN CDC – CVC. 2001. Lista de especies amenazadas en el Departamento del Valle del Cauca. Subdirección de Patrimonio Ambiental. Grupo de Vida Silvestre y Áreas Protegidas. Cali.
CORPORACIÓN AUTÓNOMA REGIONAL DEL VALLE DEL CAUCA (C.V.C.) 1986. Zonificación climática preliminar del área jurisdiccional de la C.V.C. con fines agrícolas y forestales. Subdirección de Recursos Naturales. División de Asistencia Técnica y Fomento. 83 p. Cali.
CORPORACIÓN AUTÓNOMA REGIONAL DEL VALLE DEL CAUCA (C.V.C.) 1994. Atlas de Recursos Naturales del Valle del Cauca. Tomo I (Clima, suelo, agua y bosque) y II (Flora y Fauna). Cali.
CORPORACIÓN AUTÓNOMA REGIONAL DEL VALLE DEL CAUCA (C.V.C.) 1996. Especies Críticas de la Cuenca Administrativa de la cuenca del Alto Garrapatas. Información sobre características, localización, reproducción, usos e importancia ecológica. Correspondientes a los municipios de Argelia, Dovio, Versalles, Cairo y parte alta de Bolívar.
COLWELL, R. K. Y J. A. CODDINGTON. 1994. Estimating terrestrial biodiversity through extrapolation. Philosophical Transactions of the Royal Society of London Series B, 345: 101-118.
DE FRIEDEMANN, N. S. & J. AROCHA. 1989. Herederos del Jaguar y la Anaconda. Ed. Carlos Valencia. Bogotá.
DOLMATOFF, G. R. 1997. Arqueología de Colombia: un texto introductorio. Imprenta Nacional. Bogotá.
DOMINGUEZ, X. A. 1988. Métodos de investigación Fitoquímica. Ed. Limusa, S. A. de C. V. México.
DUQUE GÓMEZ, L. 1970. Los Quimbayas, Reseña Etnohistórica y Arqueológica. Instituto Colombiano de Antropología, Imprenta Nacional. Bogotá.
EISENBERG, J. F. 1989. Mammals of the Neotropics: Vol. 1. The northern neotropics: Panamá, Colombia, Venezuela, Guyana, Suriname, French Guiana, The University of Chicago Press, Chicago. 4410 pp.
EMMONS, L. H & F. FEER 1997. Neotropical rainforest mammals: a field guide. University of Chicago Press. Chicago. 307 p.
FAJARDO D. & L. A. NEIRA 2003. Monitoreo de la Avifauna en Sistemas Silvopastoriles en los Departamentos del Quindío y Valle del Cauca. Memorias I Congreso de Ornitología Colombiana, Asociación Colombiana de Ornitología, Santa Marta, Colombia.
FEINSINGER, P. 2003. El diseño de estudios de campo para la conservación de la biodiversidad. Editorial FAN, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. 242 p.
FRIEDE, J. 1982. Los Quimbaya bajo la Dominación Española. Estudio Documental (1539-1810). Carlos Valencia Editores. Bogotá.
GÄHWILER- WALDER, T. 1991. Los Inicios de la Tradición Sonso. En CALIMA: Diez mil años de historia en el Sur occidente de Colombia. Fundación Procalima. P. 127-147. Ed. Printer Colombiana Ltda. Bogotá.
GERING, J. C., T. O. CRIST & J. A. VEECH 2003. Additive partitioning of species diversity across multiple spatial scales: implications for regional conservation of biodiversity. Conservation Biology 17: 488-499.
HAMMER, O., D. A. T. HARPER & P. D. RYAN. 2004. Paleontological Statistics (PAST). Versión 1.21. Accesible en internet: http://folk.uio.no/ohammer/past.
HERRERA, A. L. 1.992. El Período Sonso Tardío y la Conquista Española. En: Calima Diez Mil Años de Historia del Suroccidente de Colombia. Pp. 149-177. Fundación ProCalima. Santafé de Bogotá.
HILTY, B. & W. BROWN. 1986. A guide to the birds of Colombia. New Jersey. Princeton University Press. U.S.A.pp 836.
IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) 2004. 2004 IUCN Red List of Threatened Species. . Consultada el 30 de Julio de 2005.
JARAMILLO R., Y. & C. RODRÍGUEZ. 1.993. Lo cotidiano y lo simbólico en el arte geométrico prehispánico del Valle medio del Río Cauca 1000-1300 D.C. INCIVA. Imprenta Departamental del Valle del Cauca. Cali.
KATTAN, G. H. 2005. Planificando el edén: principios fundamentales para el diseño de sistemas regionales de áreas protegidas. Pp 53–80 en N. Arango, ed. Bases para el diseño de sistemas regionales de áreas protegidas. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos A. von Humboldt, Bogotá.
KATTAN, G. H., C. MURCIA & V. H. SERRANO 1992. The effects of habitat fragmentation on birds and amphibians in the Andes of Colombia: Implications for watershed management. Smithsonian Institution Symposium on Forest Remnants in the Tropical Landscape: Benefits and Policy Implications 12 pp.
KATTAN, G. H., H. ALVAREZ-LOPEZ & M. GIRALDO 1994. Forest fragmentation and bird extintion. San Antonio eighty years later. Conservation Biology 8:138-146.
KATTAN, G. H, P. FRANCO, C. A. SAAVEDRA-RODRIGUEZ, C. VALDERRAMA, V. ROJAS, D. OSORIO & J. MARTÍNEZ 2006. Spatial components of bird diversity in the Andes of Colombia: implications for designing a system of protected areas. Conservation Biology 20:1203–1211.
MINISTERIO DEL MEDIO AMBIENTE. 1996. Proyecto Biopacífico: Serranía de los Paraguas. Memorias de la Expedición Científica. Documentos ocasionales 1. Bogotá.
MONSALVE, M. 1999. Inventario de Flora y Fauna en la Fincas Las Margaritas y La Cristalina. Municipio de Argelia Valle. C.V.C. Santiago de Cali. Documento inédito.
MORALES-JIMÉNEZ, A. L., SÁNCHEZ F., K. POVEDA & A. CADENA 2004. Mamíferos terrestres y voladores de Colombia, Guía de campo. Bogotá, Colombia. 248p.
MORENO, C. 2001. Manual de métodos para medir la biodiversidad. Primera edición. Universidad veracruzana, Xalapa, México. 86p.
MUÑOZ, J. 2005. Clave de murciélagos vivientes en Colombia. Universidad de Antioquía. Medellín. 132 p.
MUÑOZ, J. 2001. Los murciélagos de Colombia. Sistemática, distribución, descripción, historia natural y ecología. Universidad de Antioquía. Medellín. 3101 p.
MURCIA, C. A. 2005. Edge effects in fragmented forest: implications for conservation. Trends in Ecology and Evolution (TREE)10:58-62.
MURCIA, C. A. 2006. Forest fragmentation and the pollination of neotropical plants. Pp 110-36 en J. Schelhas & R. Greenberg, eds. 110106. Forest patches in tropical landscape. Island Press. Covelo CA, USA.
PEÑA D, J. 1992. Cartago y Santa Ana de los Caballeros. Imprenta Departamental. Cali.
PECHMANN, J. H. K., D. E. SCOTT, R. D. SEMLITSCH, J. P. CALDWELL, L. J. VITT & J. W. GIBBONS 2001. Declining amphibian population: the problem of separating human impacts from natural fluctuation. Science 253:8102-8105.
PLAN BÁSICO DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL MUNICIPIO DE ARGELIA VALLE. 2000.
OLARTE CARO, O. R. 1990. Estudio de zonificación y uso potencial del suelo en la zona cafetera del Departamento del Valle del Cauca. Federación Nacional de Cafeteros de Colombia. Santiago de Cali.
OREJUELA, J. E., G. CANTILLO, J. E. MORALES & H. ROMERO 1982. Estudio de la comunidad aviaría de una pequeña isla de hábitat de bosque premontano húmedo cerca de Argelia, Valle, Colombia. Cespedesia (41-42):103-119.
RENJIFO, L. M. 1998. Especies de aves amenazadas y casi amenazadas de extinción en Colombia. Páginas 416-426 en M. E. Chaves y N. Arango (eds.). Informe nacional sobre el estado de la biodiversidad. Colombia 1997. Tomo I. Diversidad biológica. Instituto de Investigación Alexander von Humbolt, PNUMA, Ministerio del Medio Ambiente, Bogotá D. C., Colombia.
RENJIFO, L. M., A. M. FRANCO-MAYA, J. D. AMAYA-ESPINEL, G. H. KATTAN & B. LÓPEZ-LANÚS (Eds.) 2004. Libro rojo de aves de Colombia. Serie Libros Rojos de Especies Amenazadas de Colombia. Conservación Internacional Colombia, Instituto de Ciencias Naturales – Universidad Nacional de Colombia, Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá, Colombia. 384 pp.
RODRÍGUEZ, C A. 1984. "Investigaciones Arqueológicas en Guabas, Guacarí, Valle del Cauca". (Inédito), Buga.
RODRÍGUEZ, C A. 1.989. La población prehispánica en el Valle medio del Río Cauca. Siglos VII-XVI d. De J. C. Culturas Buga y Guabas. Boletín No. 24 Museo del Oro. P 72- 89. Santafé de Bogotá
RODRÍGUEZ, C A.1.991. Prospección arqueológica en el Norte del Departamento del Valle del Cauca. Resumen de Investigación 18:217-220.
RODRÍGUEZ, C A. 1.992. Tras las huellas del Hombre Prehispánico en el Valle del Cauca, Siglos VII-XVI. INCIVA. Imprenta Departamental del Valle. Cali.
RODRÍGUEZ, C A. 1.994. El Cacicazgo de Guabas: variante meridional de la Tradición Cultural Quimbaya Tardío (700-1300 d. C.). Informe Final. Instituto Vallecaucano de Investigaciones Científicas INCIVA- Alcaldía Municipal de Guacarí. Cali.
RODRÍGUEZ, C A. 1.996. La Muerte en la Cultura Quimbaya. en: REGION. Revista del Centro de Estudios Regionales. No.6. (Diciembre de 1996). Páginas: 7-23. Cali.
RODRÍGUEZ, C A., SALGADO, H. & V. BASHILOV. 1993. La Vivienda Prehispánica Calima. Inciva. Santiago de Cali.
RODRÍGUEZ C, J V. 1991. Antropología física de la Población Indígena del Suroccidente de Colombia. Vol. 16-17 año 1.990. No. 59. p 181-208.
RODRÍGUEZ-MAHECHA., J. V., J. I. HERNANDEZ C., T. R. DEFLER, M. ALBERICO, R. B. MAST, R. A. MITTERMEIER & A. CADENA 2005. Mamíferos colombianos: sus nombres comunes e indígenas. Conservation International. Occasional Papers in Conservation Biology No. 3. 56 pp.
RUEDA-ALMONACID, J. V., J. D. LYNCH & A. AMEZQUITA (Eds.) 2004. Libro rojo de anfibios de Colombia. Serie Libros Rojos de Especies Amenazadas de Colombia. Conservación Internacional Colombia, Instituto de Ciencias Naturales – Universidad Nacional de Colombia, Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá, Colombia. 384 pp.
ROMOLI, K. 1975. El Alto Chocó en el siglo XVI. Parte II. Revista Colombiana de Antropología. Vol XX: 25-78. Instituto Colombiano de Antropología. Bogotá.
SALAZAR R., M. I., N. GOMEZ H., W. G. VARGAS V., M. REYES G., L. S. CASTILLO C. & W. BOLIVAR G. 2002. Bosques secos y muy secos del departamento del Valle del cauca, Colombia. Corporación Autónoma regional del Valle del Cauca-CVC, Santiago de Cali. 72pp.
SALGADO L, H. 1986. Asentamientos prehispánicos en el Noroccidente del Valle del Cauca. Boletín No. 19. Museo del Oro. Mayo-agosto. Santafé de Bogotá.
SAUDERS, D. A., R. J. HOBBS & C. R. MARGULES 2001. Biological consequence of ecosystem fragmentation: A review. Conservation Biology 1:18-32.
STRAUSS R. E. 2001. Cluster analysis and the identification of aggregations. Animal Behaviour 61:481–488.
STYLES, F. G. 1998. Las aves endémicas de Colombia. Pp 378-385, 428-432 En: M. E. Chaves S. & N. Arango (eds.). Informe nacional sobre el estado de la Diversidad (1997). Tomo 1: Instituto de investigación de recursos biológicos Alexander Vön Humbold. 110107.
SUÁREZ, M. L. 2004. Instructivo para los Procedimientos de Apoyo al Registro de Reservas Naturales de la Sociedad Civil. Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. Unidad Administrativa Especial del Sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia. Bogotá. 38p.
SUÁREZ, M. L. & R. MOLANO 2004. Guía para el registro de Reservas Naturales de Sociedad Civil. Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. Unidad Administrativa Especial del Sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia. Bogotá. 38p.
TURNER L. M. & E. CORLETT 1996. The conservation value of small isolated fragments of lowland tropical raiforest. Trends in Ecology and Evolution (TREE)11:330-333.
VILLAREAL H., M. ÁLVAREZ, S. CÓRDOBA, F. ESCOBAR, G. FAGUA, F. GAST, H. MENDOZA, M. OSPINA & A. M. UMAÑA 2004. Manual de métodos para el desarrollo de inventarios de biodiversidad. Programa de inventarios de Biodiversidad. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander vön Humbold. Bogotá, Colombia. 236 p.
URIBE, M. A. 1991. La Orfebrería Quimbaya Tardío. Boletín No. 31. Museo del Oro: 31-124.
VAN DER HAMMEN, T. 1.970. Ensayo de un esquema de tiempo y espacio de la vegetación y el medio ambiente en el noroeste de Sudamérica, Colombia. Revista de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Vol. 13(52): 473-478.
WHITTAKER, R. H. 1975. Communities and ecosystems. Second ed. MacMillan Publishing Co., New York, USA.
imagen
click aquí WEB de la Corporación Ecoambientes
Para más información